Según un estudio del Instituto Melbourne … Las personas mayores de 40 años solo deberían trabajar 3 días a la semana

Un estudio realizado por el Instituto Melbourne de Australia demostró que las personas de 40 años o más, deberían trabajar única y exclusivamente 3 días por semana o 30 horas como máximo. La investigación asegura que el rendimiento de los adultos de más de 40 años disminuye con una jornada laboral más amplia.

Según el estudio titulado ‘The Effect of Working Hours on Cognitive Ability’ los trabajadores con cuarenta años o más alcanzarían su mayor rendimiento si trabajasen tres días a la semana, con jornadas laborales de alrededor de ocho horas. A partir de esta cantidad de carga laboral, los rendimientos son decrecientes según el estudio del Instituto Melbourne de Australia. La investigación a cargo del académico Colin McKenzie analizó a 3,500 mujeres y 3,000 hombres de 40 años, obteniendo interesantes resultados.

El Instituto de Melbourne es la institución de investigación de política económica y social más importante de Australia. Reconocido por desarrollar herramientas de investigación longitudinales y usar datos para construir una base de evidencia para la reforma, el Instituto ha impulsado cambios efectivos por más de 50 años.

El informe del académico Colin McKenzie, titulado The Effect of Working Hours on Cognitive Ability, manifiesta que los trabajadores con cuarenta años alcanzarían su mayor rendimiento si trabajasen tres días a la semana, con jornadas laborales de alrededor de ocho horas, ya que llevar una carga laboral muy pesada después de los 40 sería perjudicial para la salud.

Según relata dicha investigación, “el trabajo puede ser una espada de doble filo, ya que es cierto que estimula la actividad cerebral, pero al mismo tiempo, cuando las horas de trabajo son demasiado extensas pueden causar fatiga y estrés, que al final pueden desembocar en daños potenciales sobre las funciones cognitivas”.

El estudio resalta además que, cuando las horas de trabajo son menos de alrededor de 25 horas a la semana (para los de 40 años o más), la labor tiene un impacto positivo en el funcionamiento cognitivo. Sin embargo, cuando las horas de trabajo son más de 25 horas por semana, las horas de trabajo tienen un impacto negativo en la cognición. Estos resultados sugieren que las personas en la edad adulta podrían mantener su capacidad cognitiva al trabajar en un empleo a tiempo parcial que les exija trabajar entre 20 y 30 horas por semana. Además, no existe una diferencia de género estadísticamente significativa en los efectos de las horas de trabajo en el funcionamiento cognitivo.

El resultado del estudio resultó ser esclarecedor

El informe señala conjuntamente que, “usando los puntajes de las pruebas de memoria y disfunción cerebral de los encuestados, se encontró que las horas de trabajo de hasta 25-30 horas por semana tienen un impacto positivo en la cognición para los hombres dependiendo de la medida y hasta 22 a 27 horas para las mujeres. Después de eso, las horas de trabajo tienen un impacto negativo en el funcionamiento cognitivo. Esto indica que la diferencia en horas de trabajo es un factor importante para mantener el funcionamiento cognitivo en adultos de mediana edad y mayores”.

“En otras palabras, en la edad media y avanzada, el estilo de trabajo a tiempo parcial podría ser efectivo para mantener la capacidad cognitiva. Vale la pena señalar que nuestros resultados no mostraron ninguna diferencia estadística de género en los efectos de las horas de trabajo en el funcionamiento cognitivo. Los estudios previos sobre la jubilación y el funcionamiento cognitivo indican que el aumento de la edad de calificación para la pensión no solo puede reducir los gastos de seguridad social del gobierno, sino que también puede reducir el riesgo de deterioro cognitivo. Sin embargo, nuestro estudio destaca que un exceso de trabajo puede tener efectos adversos sobre el funcionamiento cognitivo”, finaliza diciendo el informe.

El resultado del estudio resultó ser muy esclarecedor ya que quienes pasan más de 55 horas a la semana en sus lugares de trabajo son menos eficientes, incluso cerca del mismo nivel que los retirados y desempleados. Por el contrario, los que trabajan 25 horas a la semana tuvieron las mejores puntuaciones.

No sería positivo extender la edad de retiro o jubilación

El informe del académico Colin McKenzie señala asimismo que, en un tiempo donde la edad de jubilación está en boca de todos pues muchos países tienen pensado alargar la vida laboral de las personas con jubilaciones cada vez más lejanas, “este estudio tiene absoluta relevancia porque estamos haciendo trabajar más horas a individuos que cada vez tienen menos rendimiento si su jornada es muy extensa”.

“Ciertamente, las profesiones que implican trabajar mucho tiempo bajo estrés, en áreas competitivas y exigentes generalmente dañan la salud”, comentó el autor del estudio.

La mayoría de nosotros estamos obligados a seguir trabajando después de los 40 años, por tanto, cuidar la salud, pasar unas vacaciones tranquilas, y extender el tiempo de inactividad se vuelve esencial, dijo el profesor McKenzie quien sugiere que “trabajar a tiempo completo (más de 40 horas a la semana) es aún mejor que ningún trabajo en términos de mantener la función cognitiva, pero no es maximizar los efectos potenciales del trabajo”.

Al parecer, el equilibrio es necesario, especialmente porque los gobiernos de algunos países tienen planes de introducir requisitos de trabajo a tiempo completo hasta, por lo menos, la edad de 70 años.

Leave a Comment