Según un estudio… Se duplican los índices de soledad en Estados Unidos

Según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego se han duplicado los índices de soledad en el país, aunque hay un rayo de esperanza de que eso se revierta.

El estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego concluye en su estudio que sentirse solo está vinculado a enfermedades psicológicas y físicas, pero hay un rayo de esperanza porque la sabiduría puede ser un factor protector. En informe dice, además, que los funcionarios de salud pública han advertido sobre una creciente epidemia de soledad, con índices que se han duplicado en los últimos 50 años. Ni las nuevas tecnologías ni las redes sociales han podido impedir que las personas se sientan solas.

El tema ya es catalogado como una epidemia silenciosa y contradictoria en tiempos paralelos al surgimiento e imposición de las redes sociales, los videojuegos y la industria del entretenimiento.

El equipo dirigido por Dilip Jeste, MD, Profesor Distinguido de Psiquiatría y Neurociencias y director del Centro de Envejecimiento Saludable de la Universidad de California en San Diego, encontró que la soledad ha pasado de moderada a severa persistiendo durante la vida adulta, pero fue particularmente aguda durante tres períodos: en los años 20, mediados de los 50 y finales de los 80.

El estudio fue realizado a 340 residentes del condado de San Diego, de entre 27 y 101 años de edad. Fueron excluidas las personas con enfermedades físicas o psicológicas graves, como la demencia diagnosticada. También fueron descartados los que viven en hogares de ancianos o que requieren asistencia de vida sustancial.

De acuerdo con el análisis, los participantes en el estudio aseguraron que se han sentido solos muchas más veces de lo esperado. Tres cuartas partes de ellos informaron haber pasado, repentinamente, de niveles moderados a altos de soledad. Esa cifra representa un aumento sustancial de las estimaciones de prevalencia informadas anteriormente en la población de Estados Unidos, que han oscilado entre el 17% y el 57%.

“Aunque el grupo tenía claras limitaciones demográficas, eran personas normales. No padecían depresión o esquizofrenia. Es digno de mención, porque no se consideró que los participantes de este estudio tuvieran un alto riesgo de pasar de soledad moderada a severa”, explicó el doctor Jeste.

Aunque, ocasionalmente es normal sentir soledad leve a lo largo de la vida adulta, los investigadores encontraron que la gravedad y la edad de la soledad tenían una relación compleja, alcanzando un pico en períodos específicos, tanto en hombres como en mujeres. No hubo diferencias de sexo en la prevalencia de la soledad, la gravedad o las relaciones de edad.

El estudio encontró además una fuerte asociación inversa entre la sabiduría y la soledad. Las personas que se consideraban más sabias eran menos solitarias.

La preocupación por los efectos individuales y sociales de la soledad ha sido muy importante, sobre todo en relación con sus implicaciones para la salud. El doctor Vivek Murphy, señaló que la soledad que prevalece en Estados Unidos plantea una crisis de salud pública mayor y más difícil que el consumo de tabaco o la obesidad.

 

Comments are closed.