Senadoras y especialistas analizaron política migratoria

En el foro “El estado de la caravana migrante en Tijuana y el proceso de asilo en Estados Unidos”, senadoras integrantes del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) y especialistas coincidieron en que es momento de modificar la política migratoria de México, para atender de manera adecuada a centroamericanos que atraviesan territorio nacional.

La senadora Citlalli Hernández Mora mencionó que la preocupación principal en estos momentos es el respeto a los derechos humanos de los migrantes nacionales y extranjeros, debido a que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, plantea esta situación como “una problemática de invasión”, algo preocupante porque se vuelve en una amenaza latente.

Ante este escenario, la legisladora de Morena destacó que le toca a México generar las garantías elementales para esta población y respetar los tratados internacionales firmados por el país.

A su turno, la senadora Alejandra Reynoso Sánchez, del PAN, expresó que es el momento adecuado para replantear el modelo de política migratoria e impulsar uno que sea integral para atender esta problemática desde la raíz.

Consideró que la caravana de migrantes centroamericanos es un fenómeno especial y llamó a analizar las implicaciones políticas que se encuentran en el fondo. “Alguien organizó, convocó y trazó la ruta. Y de eso no se habla. Es importante hablar del fondo porque si no estaremos atendiendo las consecuencias y no la raíz”, agregó.

El secretario general del Colegio de la Frontera Norte, Oscar Contreras, destacó a su vez que en los últimos días se han registrado más de mil 200 detenciones de migrantes centroamericanos en Estados Unidos que ante las dificultades para avanzar han decidido brincar la frontera y dirigirse directamente la patrulla fronteriza para que los arreste.

A la par, continuó, se han recibido 2 mil 800 solicitudes de refugio en México, además de 3 mil solicitudes de empleo. Es decir, están buscando la manera de obtener un trabajo y acomodarse en un lugar distinto a los albergues.

Aseguró que ninguno de los tres niveles de gobierno hizo nada para recibirlos, lo que provocó a una crisis humanitaria y una situación explosiva en Tijuana, “porque las expresiones de rechazo estuvieron muy cerca de la violencia”.

La migración centroamericana, advirtió, no se va a detener y el gobierno debe estar preparado con lugares habilitados e información adecuada, tanto para los migrantes, como para la sociedad local, “porque es mucho el potencial de empleabilidad y la integración social y cultural que beneficiaría a la región”.

 

Leave a Comment