Home Tema Central Sepa si su hijo está sufriendo por hostigamiento infantil
0

Sepa si su hijo está sufriendo por hostigamiento infantil

0
0
hostigamiento infantil
hostigamiento infantil

El hostigamiento infantil (conocido por su término inglés bullying) es una especie de martirio, metódico y sistemático, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.

El hostigamiento infantil (bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre niños y adolescentes de forma reiterada a lo largo de

un tiempo determinado. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas suelen ser niños en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

Profesionales de la salud y comportamiento social, han definido el término ‘bully’ como las personas o niños que se comportan agresivamente hacia los demás, repetidamente. Según los expertos, este tipo de comportamiento puede tener consecuencias graves en edades tempranas ya que aquellos que sufren los enfrentamientos agresivos de otros niños, pueden experimentar baja autoestima y depresión, mientras que los niños que propician los enfrentamientos podrían continuar involucrados en conductas anti-sociales incluso más destructivas cuando llegan a ser adolescentes y adultos.

El objetivo de la práctica del hostigamiento infantil es intimidar, apocar, someter, amilanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar y someter que pueden presentar los acosadores como patrón predominante de relación social con los demás.

En ocasiones, el niño que desarrolla conductas de hostigamiento hacia otros busca obtener el reconocimiento y la atención de los demás llegando a aprender un modelo

hostigamiento infantil
hostigamiento infantil

de relación basado en la exclusión y el menosprecio de otros.

Con frecuencia el niño que acosa a otro suele estar rodeado de un grupo de acosadores que se suman de manera unánime y gregaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima.

Se han descrito hasta 8 modalidades de hostigamiento infantil, con la siguiente incidencia entre las víctimas:
Bloqueo social (29,3%)
Hostigamiento (20,9%)
Manipulación (19,9%)
Coacciones (17,4%)
Exclusión social (16,0%)
Intimidación (14,2%)
Agresiones (13,0%)
Amenazas (9,1%)
¿Cómo saber si su hijo es víctima de ‘bullies’? Expertos han identificado algunos de los síntomas en las víctimas: pérdida de deseo de ir a la escuela, dolores de estómago, misteriosas enfermedades que aparecen durante las tardes o cuando llega la transportación escolar, inventar enfermedades misteriosas para evitar ir a la escuela, pérdida de útiles o dinero, trastornos del sueño, irritabilidad, poca concentración, cambios inesperados en la rutina y problemas con los deberes escolares, entre otros.
¿Cómo ayudar a su hijo si está siendo agredido? Primero los padres tienen que aprender a escuchar para calmar a su hijo. Hable del problema y déjele saber que a usted le importa lo que le ocurre. Es posible que su hijo se sienta vulnerable mientas conversan sobre cómo ha sido agredido y cómo se siente, así que es importante que usted le demuestre su amor y apoyo.
No actúe con violencia. Expertos aconsejan que los padres no se enojen con el hijo ni que actúen con enfado. Es comprensible que los padres se sientan disgustados, pero los hijos no pueden ser testigos de esa actitud. La tristeza puede interpretarse como una desilusión así que tampoco lo demuestre sin minimizar el problema.
Ayude a su hijo. Déjele saber a su hijo que no tiene la culpa de este tipo de agresiones. Expertos recomiendan que se les explique a los niños que los ‘bullies’ generalmente están confundidos o infelices porque no se sienten bien consigo mismos. Lo más importante para ayudar a su niño a lidiar con los agresores,  es ayudarles a recuperar su dignidad y su autoestima lesionada. Pregúntele a su niño lo que cree que se debe de hacer. ¿Qué has hecho para remediar el problema? ¿Qué funcionó y qué no

hostigamiento infantil
hostigamiento infantil

funciona?
¿Qué deben hacer los padres? Busque ayuda de maestros, psicólogos y orientadores de la escuela. La mayor parte de la intimidación ocurre en las áreas de juego, las cafeterías, los baños, los autobuses escolares o en los pasillos donde no hay supervisión.  Se recomienda que nunca se estimule a un niño para que se defienda peleando, sino que se le sugiera que trate de alejarse para evitar al intimidador o que busque la ayuda del maestro, entrenador, entrenadora u otro adulto. Aconséjele a su hijo para que esté con sus amigos cuando viaja hacia la escuela y de regreso, durante los viajes para hacer compras o en otras salidas. Los intimidadores no tienden a molestar a niños que están agrupados.
Implique a tanta gente como sea posible. También recomiendan los expertos que los  adultos, deben asegurarse que el profesorado u otro personal escolar, conozca lo que está sucediendo pero, sobre todo, debe comunicarse con otros miembros de la comunidad educativa y con otros padres. No use la violencia ya que podría ser acusado de malos tratos, ya que por lo general son menores de edad. Tampoco les diga a las víctimas que se ocupen de solucionar sus propios problemas, ni intente ocuparse de este problema por su cuenta.
Ayuda profesional. Manténgase alerta si su niño se vuelve retraído, deprimido o si se resiste a asistir a la escuela, o si usted se da cuenta de un cambio en el comportamiento escolar. Estos síntomas podrían necesitar una consulta o intervención adicional. Busque a tiempo ayuda profesional para evitar el riesgo de consecuencias emocionales duraderas en los hijos.
¿Qué hacer si su hijo es el agresor? Para muchos padres, enterarse que sus hijos son agresores, es inconcebible. Para éstos, es importante permanecer en calma y evitar actuar a la defensiva, ya que esta actitud empeoraría  la situación. Los expertos sugieren a los padres de un ‘bully’ a que expresen a su hijo su desilusión, en lugar de su disgusto. Ya que agredir a otros niños es generalmente una demostración de infelicidad e inseguridad, los padres deben averiguar si algo está molestando a su hijo.
El acto de agresión repetida, lastima a las personas, deja cicatrices permanentes y puede destruir vidas. ‘Bullying’ es cualquier acto que hace daño de manera intencional y repetida, y que incluye dolor físico, apodos ofensivos, insultos, exclusión, bromas pesadas y humillación pública. Los niños que se enfrentan a otros ‘bullies’, por lo general también atacan a otros niños para sentirse poderosos, populares o en control de las situaciones. Ambos, el ‘bully’ y la víctima, necesitan ayuda.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *