Home Editoriales Si mi tía usara bigotes…
0

Si mi tía usara bigotes…

0
0
Tab Machado

En este mundo tan sensible que vivimos, con una globalidad feroz y una insatisfacción total, el hombre corre hacia la nada buscándolo todo…y es tan desenfrenada y loca esa carrera que, aun llegando a la meta y consiguiéndolo todo, decide regresar al inicio nuevamente porque  cree que realmente era allí donde estaba lo que precisaba y no en lo que ha conseguido.

Lo peor de todo es que el ciclo se convierte en espiral y la insatisfacción se vuelve permanente, hasta perder referencia de lo que se quiere y necesita para ser feliz. La persona que vive así siempre va a sentir que se encuentra en el lugar equivocado y jamás va a poder llenar el vacío que tiene adentro…

Este terrible contrasentido es el que rige la vida de muchas personas que, creyendo no tener nada, dan un salto a lo desconocido pretendiendo conseguirlo todo y luego de estar en el lugar que desean, pretenden volver hacia atrás porque aquello que tenían al inicio ahora les falta… Lo peor es que vienen y van, van y vienen, sin encontrar ese lugar especial en el mundo porque su insatisfacción es tal, que en ningún lugar encuentran acomodo.

Muchos migrantes sufren también ese sentimiento de que ningún lugar les es cómodo… en su tierra natal les faltaba algo que consiguen migrando, pero luego no se adaptan a su lugar de residencia porque  lo que dejaron atrás era lo más importante y viven en una ambigüedad que les despierta insatisfacción. No se integran aquí, pero tampoco quieren estar allá o regresan para estar allá pero extrañan las cosas de aquí y todo se vuelve una confusión constante que vela los ojos, confunde la mente y anula el espíritu, alejando el sentimiento de bienestar y haciendo crecer un descontento que termina transformándose en amargura. La gente se contenta con decir si esto hubiera sido de esta manera así y así, en vez de lo que es, yo hubiese logrado mi meta. En mi pueblo había un dicho para esta justificación que decía: si mi tía usara bigotes, entonces sería mi tío…

No tener claro lo que uno pretende alcanzar y/o no evaluar lo que se debe de sacrificar para conseguirlo es, ya de por sí, un grave problema que nos llevará seguramente a abandonar la lucha antes del fin y cualquier excusa, en ese instante, será buena. Pero elevar tanto un ideal hasta convertirlo en utopía irrealizable nos lleva a un desgaste mental y espiritual que se convertirá en insatisfacción permanente y nada de lo que logremos nos hará feliz… Uno debe de tener metas logrables y disfrutarlas en su justa medida, porque si toda la vida corremos detrás de lo que no tenemos, entonces siempre iremos de un lado al otro sin saber realmente lo que buscamos, aunque ya lo tengamos con nosotros…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *