Home Editoriales Si ves las barbas de tu vecino arder…
0

Si ves las barbas de tu vecino arder…

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La superficialidad del alma humana es tal, que sorprende y asusta… inmersos en la lucha cotidiana por resolver nuestros problemas personales no nos damos tiempo para mirar a nuestro alrededor  y ver qué sucede con aquellas personas que compartimos nuestro deambular por la vida…. Muchas veces, incluso, alguien cercano a nosotros nos habla de sus problemas y con desgano escuchamos mientras mentalmente pensamos: ese problema no me afecta, así que mejor no preocuparme… Tal vez la solución está en nosotros,

pero como no nos afecta el problema no movemos ni un dedo por aliviar la carga de quien nos habla. Creer que un problema que parece lejano nunca nos va a afectar e ignorarlo puede ser, muchas veces, la punta de un iceberg que golpea tu vida de tal modo que la termina afectando seriamente, por eso quizás la mejor frase aplicable a estos casos es: si vez las barbas de tu vecino arder… pon las tuyas en remojo.

Cuenta una historia aleccionante que un ratón, observaba a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. Sintió curiosidad por lo que podría contener. Pero… ¡Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una trampa para cazar ratones! Fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!

La gallina, que estaba cacareando, levantó la cabeza y dijo: discúlpeme Sr. Ratón…Yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, no me preocupa. El ratón se acercó al cordero: ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera! El cordero respondió: discúlpeme Sr. Ratón, no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo, será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, pero esta le contestó: ¿Acaso estoy en peligro? Estoy segura que no. Entonces el ratón volvió a casa, preocupado y abatido.

Aquella noche se oyó un gran escándalo, mucho movimiento y ruido. La mujer del granjero corrió para ver qué había pasado, pero en la oscuridad, no vio que la trampa había atrapado la cola de una serpiente venenosa y al acercarse, la serpiente mordió a la mujer.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital y después de atenderla, le dieron el alta, con la recomendación de que esa misma noche bebiera una sopa caliente. Al llegar a casa, el granjero con su cuchillo, fue a buscar el ingrediente principal: LA GALLINA

Como la enfermedad continuaba, los amigos familiares y vecinos fueron a visitarla y claro para alimentarlos a todos, el granjero mató al: CORDERO

La mujer a pesar de los esfuerzos de su esposo, no mejoró y acabó muriendo. El granjero como necesitaba dinero para el funeral, tuvo que vender: LA VACA.

Cuando escuches que alguien tiene un problema y no represente una carga a tu conciencia, recuerda esta historia, tal vez sea un aviso para salir en ayuda de quien te necesite.

Se solidario con los demás porque el problema que otro  tiene hoy puede  afectarte a ti mañana. Recuerda siempre que quien no vive para servir no sirve para vivir…

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *