Home Editoriales Siempre hay algo que aprender
0

Siempre hay algo que aprender

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz
Jacqueline Camacho-Ruiz

¡Qué lindos días hemos experimentado últimamente!  Cuando vivimos este clima tan bonito a veces nos olvidamos por completo de que en este mismo lugar hemos vivido otras tres épocas completamente diferentes.  La mayoría de nosotros venimos de lugares cálidos y no hemos experimentado tantos cambios climáticos, como se vive aquí.

Cuando era pequeña, recuerdo que leía libros donde se describían las diferentes estaciones del año.  En realidad, solamente las conocía por libro, porque el clima de mi natal México es relativamente el mismo durante todo el año.  Hace ya algunos años, nos mudamos a Chicago y fue aquí que por primera vez experimenté lo que es vivir este bello despliegue de colores y temperaturas…y por medio de esto, aprendí a apreciar cada minuto.

Escucho a muchas personas que se quejan del frio invierno.  Algunas otras que se quejan de las altas temperaturas y la humedad en el verano.  Otras más de las lluvias en la primavera y por supuesto de todas las hojas desplegadas de los arboles en el otoño.  El punto es quejarse.

La buena noticia es que podemos tomar las estaciones del año como motivos para ser mejor personas, en vez de motivo de queja. No apreciaríamos tanto el verano si no tuviésemos frio invierno.

Tomen por ejemplo, las siguientes enseñanzas de cada estación:

El verano…

Nos recuerda el crear memorias con nuestros seres queridos.  Es un tiempo de alegría, de jugar, de explorar.  Días llenos de sol, los niños juegan, reuniones familiares, en fin, mucha felicidad.

El otoño…

Nos recuerda que debemos prepararnos. Esta estación es tan hermosa.  Las hojas de los árboles se tornan de bellos colores.  Es la víspera del invierno, una época de preparación.

El invierno…

Nos recuerda que tenemos que meditar y reflexionar.  La oportunidad de reflexionar y pensar en el próximo año y pensar en cómo podemos ser mejores por medio de nuestras metas.

La primavera…

Nos recuerda que podemos florecer de nuevo.  La primavera es una época perfecta para renacer, reinventarse, retomar el camino correcto.  Un momento difícil es simplemente una oportunidad de aprender la lección y seguir adelante.

Es casi garantizado que podemos encontrar una lista mucho más larga si realmente analizamos todas las cosas buenas de cada cambio de clima; lo que importa es que estemos alerta para apreciar las cosas buenas de la vida.

Te invito a que aprecies cada minuto de tu vida, ya que es el regalo mas valioso que tenemos.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *