Home Editoriales Simplemente… ilusiones ópticas
Simplemente… ilusiones ópticas
0

Simplemente… ilusiones ópticas

0
0
Tab Machado
Tab Machado

La religión y la ciencia parecen estar divorciadas por incompatibilidad de caracteres, dado que ambas apuntan hacia polos opuestos o puntos antagónicos aunque, de tanto en tanto, se den una miradita de reojo a ver si pueden conciliar, aunque sea un poco, sus diferencias.

Así por ejemplo, el Papa Francisco ha dicho hace pocos días atrás que el “Big-Bang” y la teoría evolucionista no están en contraste con la creación de Dios. “El inicio del mundo no es obra del caos, que debe a otro su origen, pero deriva directamente de un principio supremo que crea por amor. El Big Bang, que hoy se pone en el origen del mundo, no contradice la intervención creadora divina sino que la exige. La evolución en la naturaleza no contrasta con la noción de Creación, porque la evolución presupone la creación de los seres que evolucionan”, sostuvo el Pontífice.

A su vez, del lado del cientificismo, dos físicos teóricos acaban de sugerir que solo el 10% de las galaxias podrían albergar vida compleja. Los dos físicos teóricos revolucionan la ciencia con su último trabajo y, si están en lo cierto, apenas un 10% de las galaxias que conforman el universo observable podrían ser susceptibles de albergar vida inteligente.

Según ambos, las galaxias pequeñas y jóvenes, ricas en zonas de nacimiento estelar, podrían verse bombardeadas regularmente por explosiones estelares devastadoras llamadas brotes de rayos gamma, que aniquilarían cualquier forma de vida más compleja que un microbio.

A causa de estos fenómenos destructivos, del total de 100.000 millones de galaxias que componen el universo observable, apenas un 10 por ciento podrían albergar vida compleja como la que vemos en la Tierra.

La excepcionalidad y singularidad que plantean estos expertos para que haya vida inteligente en el universo, así como las palabras del Papa Francisco sobre el Big Bang y la teoría de la evolución son un imperceptible punto de inflexión que, aunque en forma minúscula, flexibilizan las ya muy alejadas líneas de pensamiento de ambos movimientos logrando, al menos, un tenue acercamiento verbal. Claro que estas aparentes aproximaciones entre religión y ciencia no dan para entusiasmarse mucho ya que son tan solo locos devaneos, simples ilusiones ópticas de un tema que seguirá dividiendo enfervorizadamente mentes y corazones por igual…

En lo personal sigo convencido de que, cuanto más se simplifica la ecuación universal, más se magnifica la existencia de un creador y se despeja la incógnita “quién”, aunque reste saberse aun el “porque”.  El genial científico Louis Pasteur dijo en una ocasión que, “un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia nos devuelve a él”.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *