Home Tema Central Sorprendente estudio demuestra que Ser eficiente en el trabajo puede ser contraproducente
Sorprendente estudio demuestra que Ser eficiente en el trabajo puede ser contraproducente
0

Sorprendente estudio demuestra que Ser eficiente en el trabajo puede ser contraproducente

0
0

Quizás luego de leer este artículo entienda porque las personas no quieren ser las personas más eficientes de algunas empresas que no reconocen su valor.

Un estudio realizado por la Facultad de Negocios de la Universidad de Duke encontró hace un tiempo atrás que, cuando se les impone más carga laboral a aquellos trabajadores que realizan bien sus labores, estos se sienten más agobiados y terminan sofocados por su propia eficiencia.

El estudio descubrió que los jefes suelen imponer más carga laboral a quienes hacen bien su trabajo, lo que hace que se sientan más agobiados en comparación con los menos productivos.

Debido a que estos trabajadores tienden a cumplir sus metas a corto plazo y con eficacia, dejan de a poco de hacer su trabajo porque consideran que no es justo que se les imponga más carga que a los demás. Para no perder a estos buenos trabajadores, los expertos recomiendan a los jefes que a los más productivos les reconozcan sus esfuerzos y no les impongan más labores, sino que compensen su eficiencia y distribuyan la carga laboral equitativamente.

El estudio señala también que las personas con mayor autocontrol, aquellos que tienen autodisciplina para hacer las cosas, tienden a ser más tenidos en cuenta por los demás.

El autor del estudio, el Profesor Grainne Filzmons expresó que, “está claro que es genial tener un alto control de sí mismo, no hay duda de eso. Pero en un contexto social, donde la gente puede aprender sobre la persona y de lo que es capaz, creemos que también existe el potencial para que lo conduzca a mayores expectativas y más trabajo”.

Los investigadores emprendieron varios estudios para descubrir cómo las personas con mayor autocontrol son vistos y tratados por otros y cómo se sintieron acerca de ese tratamiento.

En un estudio, realizado a 125 estudiantes de un laboratorio, se les pidió delegar tareas a los estudiantes con diferentes niveles de autocontrol. Los estudiantes que se describieron con mayor auto-control terminaron realizando más tareas. Este hallazgo sugiere que a las personas con alto autocontrol se les puede pedir que hagan más trabajo, según los investigadores.

El informe también señala que en una prueba hecha con 81 participantes, la mitad del grupo observó que la otra mitad completaba una tarea desafiante. Los investigadores encontraron que los observadores creían que las personas con mayor autocontrol podrían completar la tarea con menos esfuerzo que las personas con menor autocontrol. Sin embargo, los individuos de alto control sentían que la tarea requería el mismo esfuerzo para todos. Esto le permitió concluir a los expertos que puede haber una discrepancia en cómo otras personas ven a los que tienen autocontrol y cómo se ven a sí mismos.

Finamente los investigadores también buscaron explorar las consecuencias reales de las percepciones demostradas en el estudio realizado. Fue así que se analizó las autoevaluaciones de 403 empleados de una empresa, más las evaluaciones de un promedio de cinco de sus supervisores y compañeros de trabajo. Los empleados que se vieron a sí mismos con mayor autocontrol dijeron que hicieron más sacrificios en el trabajo y se sintieron más cargados que aquellos con menos autocontrol. Sus supervisores y colaboradores, aunque estaban de acuerdo en que los empleados de alto control de sí mismos hacían más sacrificios, no sentían que estos sacrificios fueran una carga. Esto sugiere que las personas con alto autocontrol reconocen que están haciendo más y no están contentas con ello, dijeron los investigadores.

Un último estudio examinó las encuestas en línea completadas por 139 parejas para probar si las mismas percepciones eran verdaderas para las relaciones personales cercanas y cuáles podrían ser las consecuencias. Los miembros de la pareja que tenían mayor autocontrol reportaron tener también más responsabilidades y, en la medida en que había más confianza en ellos, dijeron estar más fatigados y menos satisfechos en su relación.

“En las vidas personales, los cónyuges de alto control de sí mismos pueden asumir más y más de responsabilidades domésticas a través del tiempo. La carga de este trabajo extra puede pasar relativamente desapercibido por sus parejas, por asumir que pueden manejarlo e incluso prosperar en él”, señalan los expertos del estudio.

El estudio sugiere, a modo de conclusión,  que cuando la gente delega en quién puede confiar, estos lo hacen bien. Las personas confían en aquellos que pueden ayudarlos, que tienen buen autocontrol, que pueden vencer las tentaciones y que pueden seguir adelante incluso cuando están cansados.

Pero, agrega el informe, no se está viendo los costos potenciales para esas personas, ya que aquellos que tienen alto autocontrol se sienten más agobiados por ayudar a otros en el lugar de trabajo. Entonces, si las compañías quieren mantener a estos altos empleados de alto autocontrol, tienen que hacer que se sientan bien y apreciados si no, a la larga, estos empleados terminarán buscando nuevos horizontes.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *