La Suprema Corte de Justicia podría votar a favor de la pregunta de ciudadanía en el censo 2020

La Corte Suprema escuchó el pasado martes los argumentos sobre la decisión de si el censo nacional 2020 debería incluir o no una pregunta sobre la ciudadanía de todas las personas que viven en Estados Unidos.

Luego de la audiencia realizada en cuanto al tema de si el censo nacional 2020 debería incluir o no una pregunta sobre la ciudadanía de todas las personas que viven en Estados Unidos, al parecer la  mayoría conservadora de la Corte Suprema parecía lista para ratificar el plan del gobierno del presidente Donald Trump de incluir la propuesta, pese a que millones de inmigrantes podrían elegir no participar del conteo.

Desde que el Departamento de Comercio anunció que la pregunta sobre ciudadanía nuevamente se incluiría en el Censo del 2020, se polarizaron las opiniones acerca de la misma. La medida surgió a petición del Departamento de Justicia, que lo pidió desde los primeros días de la administración del presidente Trump, diciendo que era necesaria para hacer cumplir mejor la Ley de Derechos Electorales.

Hasta ahora, tres cortes federales han bloqueado el pedido del Departamento de Comercio de agregar la pregunta de ciudadanía al formulario del censo, dictaminando que la consulta podría desalentar la participación de muchos inmigrantes en el conteo. Dos de los tres jueces también opinaron que preguntar a las personas si son ciudadanos violaría la cláusula constitucional que pide un conteo de la población, sin importar su estatus ciudadano, cada 10 años. La última vez que esta pregunta fue incluida en el formulario del censo fue en 1950.

Los magistrados deberían pronunciarse en forma definitiva antes de junio de este año para que los formularios del censo puedan ser impresos a tiempo.

La oficina del censo había advertido, a comienzos de 2018, sobre las consecuencias negativas de incluir la pregunta. Los expertos estimaron en, al menos, 6,5 millones de personas que se abstendrían de participar en el censo si se les preguntara por su nacionalidad, sobre una población total de 320 millones, según documentos judiciales presentados a la Corte Suprema. La Oficina del Censo estimó asimismo que hasta 630,000 hogares adicionales podrían no responder si se incluye una pregunta de ciudadanía.

El Departamento de Comercio tomó la decisión de incluir la consulta en contra de las recomendaciones de la Oficina del Censo y la ha defendido subrayando que es necesario conocer el estatus legal de los ciudadanos para una mejor comprensión de la población del país e insistiendo en que todas las respuestas son confidenciales.

El censo decenal es una herramienta clave a la hora de determinar el reparto de fondos federales, de asignar escaños a la Cámara de Representantes y/o de decidir la distribución de distritos legislativos estatales y del Congreso.

Comments are closed.