Home Editoriales ¿Te vas a detener justo ahora?
0

¿Te vas a detener justo ahora?

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Si estas cansado, sientes que las fuerzas te abandonan, crees que no avanzas, los logros no llegan y la vida te ha abandonado, te pido que no decaigas… respira profundo si crees que es necesario, pero no te dejes vencer… La vida es un constante desafío que hay que enfrentar con valentía y decisión, sabiendo que uno y solo uno es el propio arquitecto de su destino y que, si por alguna causa hoy estamos enfrentados al abismo de la desesperación, el desaliento y la desesperanza, siempre existe la posibilidad de cambiar el rumbo si encuentras dentro de ti la partícula divina de la voluntad.

Todos los males se pueden ir, alejar, desaparecer, si reordenas tus pensamientos y te reencuentras con tus propios sueños. Ese es el paso principal para cambiar de rumbo luego, para llegar a tu meta, debes comprometerte contigo mismo a poner en ello toda tu voluntad y esfuerzo. Si te concentras en tu objetivo, si dejas de lado tu desaliento, si crees en ti mismo, una poderosa fuerza cargada de energía renovadora operará el milagro de llevarte a donde quieres… No te puedo prometer que en el camino no encontrarás dificultades, sobre todo al principio que debes de aprender a confiar nuevamente en ti mismo, lo que si te puedo asegurar es que si recuperas o adquieres confianza y voluntad inquebrantable, estas se convertirán inmediatamente en dos poderosas manos que te empujarán al camino del éxito… Y esta fórmula no te la doy como simple retórica sino que, en lo personal, creo ser un producto de ello… en mí vida tengo un lema: retroceder nunca, rendirme jamás…

Cuenta una historia que un hombre necesitaba encontrar agua para su campo y uso familiar así que, con un pico y una pala, comenzó a cavar un pozo esperando encontrarla. Pasó días cavando y cavando sin encontrar una sola gota de agua cuando un desconocido que pasaba por su propiedad le dijo: “¿Busca agua? ¿Por qué no prueba cerca del árbol? Probablemente la encontrará más fácilmente”. El hombre le hizo caso y comenzó a cavar otro pozo donde le había indicado el desconocido. Al cabo de una semana de duro trabajo, tampoco había encontrado agua… Mientras estaba en la tarea, un grupo de personas se detuvo cerca de su casa y cuando le vieron sudoroso, le preguntaron qué estaba haciendo y el hombre dijo: “Estoy cavando un pozo para sacar agua”. “Pues no es el lugar adecuado”, dijo el jefe del grupo. “Tendrías que ir cerca de la roca”…

Al irse  el grupo el hombre se dirigió a la roca y comenzó a cavar. Al cabo de varios días no había encontrado ni una gota. De pronto vio a un amigo que lo visitaba y venía acompañado por un anciano. “Me enteré que buscas agua y pensé que te interesaría conocer a este gran especialista que me acompaña”, le dijo. El hombre les mostró los tres pozos que había cavado… El anciano sonrió y le dijo: “Si realmente quieres encontrar agua, vas por el camino equivocado”…  Ante la idea de tener que cavar un cuarto pozo, el hombre se enfadó, interrumpió al anciano y echo a ambos de su propiedad.

En el camino de regreso, el especialista le comentaba a su apenado amigo: “no te preocupes, no es la primera vez que me encuentro con un caso así. Por el tipo de terreno en que está emplazado su campo debe haber agua entre quince y veinte metros. Tu amigo ha cavado tres pozos de diez o doce metros. Solo que hubiese perseverado un poquito más en cualquiera de ellos, en este momento tendría agua”…

La historia nos enseña que no alcanza con tener metas claras si falta perseverancia. Podemos tener ideas brillantes y actuar en la dirección correcta, pero si somos impacientes y no perseveramos, fracasaremos el 99% de veces. Tampoco vale de nada enfurecerse o desilusionarse cuando no salen las cosas y, en lugar de intentarlo de nuevo, proyectar su fracaso sobre los demás. Sea lo que sea lo que hayas emprendido, persevera hasta el final, no te dejes desalentar por los consejos o las dudas de los demás. Y si te equivocas, aprende de tus errores y sigue en pos de tus sueños… La vida es un continuo desafío y solo aquel que le hace frente es el que triunfa, ya que nada es imposible mientras exista tan solo una oportunidad…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *