Home Editoriales ¡Tenemos que despertar!
¡Tenemos que despertar!
0

¡Tenemos que despertar!

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

 

Dentro del corazón, el masculino y el femenino son uno, debemos entender que somos todo: Dios es masculino y femenino. Dios como madre es amor y Dios como padre es sabiduría y que todo lo que necesitamos está en nuestro bendito interior., ahí está el  conocimiento divino  y sagrado de la vida.

El pilar central de la vida es despertar, el hombre y la mujer han trabajado y siguen haciéndolo juntos, con una poderosa fuerza de amor luz y armonía… Tenemos que despertar, solo tenemos que querer.

Disculpen que empecé sin saludarlos, sean todos y cada uno bienvenidos a este espacio de Ultimas Noticias y de antemano gracias por  asistir a nuestra cita semanal… Aquí la historia de un hombre como nosotros que logro su iluminación, su  despertar: BUDA

¿Qué es un buda?…..Buda es una palabra sanscrita que significa “el que despertó”. Así se le conoce  al fundador del budismo. Él no era un dios, ni era un profeta, ni un mesías. El Buda nació como un ser humano normal que, a través de su esfuerzo, alcanzó un estado de perfecta sabiduría y completa sensibilidad hacia todo lo que existe.

Dicho en otras palabras, el despertó a su propio potencial y a la naturaleza verdadera del mundo que le rodeaba. A este estado tradicionalmente se le denomina “Iluminación” y es la esencia de la enseñanza budista. Sus doctrinas y prácticas están hechas para ayudar al ser humano, para llegar a su propio potencial de Iluminación.

Desde los tiempos del Buda muchos  hombres y mujeres han alcanzado el estado de iluminación, sin embargo, el título de “el Buda” es para el pionero, Siddharta Gautama, el hombre que descubrió el sendero a la iluminación e indicó el camino para que otros lo siguieran…

Oigan esto… niño rico, insatisfecho, Siddhartha Gautama nació alrededor del año 560  (antes de la Era Común) en una familia aristócrata y prospera del clan shakya, en lo que ahora es Nepal, al norte de la India.

Algunas tradiciones indican que su padre era el rey de los shakyas y, desde un punto de vista histórico, parece ser verdad que en su niñez y juventud Siddhartha tuviera una vida de opulencia y lujos sin  límites: manjares, ropa elegante y sirvientes, lo cual, en el contexto de la India de los Himalayas de ese entonces, era semejante a un paraíso terrenal.

A pesar de todo el no era feliz como Siddhartha, muchos de nosotros descubrimos que una vida dedicada sólo a satisfacer deseos materiales es vacía. Siddhartha en su vida de lujo alcanzó un límite y, a los veintinueve años, decidió dejar su hogar y sus comodidades y se marchó en busca de la verdad, llevándose consigo únicamente su tazón para mendigar y unos sencillos hábitos.

El fermento religioso de la India antigua en la Era Axial, el mundo al que salió Siddhartha era bastante primitivo, comparado con nuestro mundo actual, sin embargo era mucho más rico, en un sentido filosófico y espiritual, que el mundo moderno occidental.

Las escrituras budistas tempranas dan la impresión de que había una sociedad con un profundo interés por las cuestiones fundamentales de la existencia. Había un gran número de maestros de meditación, abundaban las escuelas de filosofía y los debates religiosos eran una especie de deporte popular con muchos espectadores. Esto no sólo pasaba en India sino en Grecia, China, Persia y en Medio Oriente. A este fermento tan concentrado de genio humano en el mundo se le ha llamado la Era Axial.

Dentro de esta atmósfera, Siddhartha anduvo errante seis años, meditando y aprendiendo de los más famosos maestros del norte de la India, con una admirable determinación por encontrar lo que sentía que le había faltado en su vida anterior… Nosotros también tenemos que buscar… tenemos que despertar…El que tiene entendimiento entienda.   Gracias por leer Ultimas Noticias.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *