Home Editoriales Tiene gusto a jabón…
0

Tiene gusto a jabón…

0
0
Tab Machado

La obstinación y la terquedad no siempre son atributos positivos ni confiables porque, si bien es bueno ser persistente y tenaz, cuando uno se vuelve obcecado y testarudo pierde el sentido de la razón y deja de valorar con certeza su cometido o acción.

La persona terca u obstinada solo quiere tener la razón, pese a lo que pese y aun cuando le demuestren que está en un error seguirá insistiendo que lo que él hace u opina es la verdad absoluta a pesar de los pesares…

Mi maestra de sexto grado nos contaba una historia aleccionadora al respecto: “una vez un hombre entró a una tienda de abarrotes y le pidió al encargado que le venidera una rica barra de queso que estaba detrás de él… El vendedor giró su cabeza y, dirigiéndose de nuevo al cliente le dijo, “perdón Sr. lo que Usted ve ahí no es una barra de queso… es una barra de jabón”.

El cliente sin inmutarse ni por un instante le volvió a decir: “quiero esa barra de queso” y el vendedor volvió a decirle que no era queso sino jabón. El hombre un poco disgustado por la obcecación del vendedor le dijo tajantemente, “pues entonces córteme una trozo de ese rico queso para yo probarlo y demostrarle que no es jabón”…

El vendedor accedió a lo que le pidió el hombre (pues su patrón le había dicho que el cliente siempre tiene la razón), así que tomó un cuchillo, cortó un trozo de la barra en discusión y se la dio al comprador. El hombre tomó con agrado y aire triunfalista la pieza y se lo llevó a la boca casi que con sublimación. Luego de masticar por unos instantes aquella rebanada se lo tragó rápidamente  y, soltando una enorme burbuja por la boca, le dijo al empleado: “tiene gusto a jabón… pero es QUESO”.

No permitas que tu vida camine únicamente por el sendero de la terquedad y la obstinación porque nada aprenderás, quedarás solo en la alta y escarpada colina de la arrogancia y estarás condenado a repetir eternamente tus errores. Mejor aprende a considerar, reflexionar y meditar tus acciones ya que vale más un cambio de rumbo a tiempo para llegar a tu objetivo, que golpearte mil veces contra la dura pared que esta a tu frente…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *