Home Nacionales Tiroteo en iglesia de Texas dejó 26 muertos y decenas de heridos
Tiroteo en iglesia de Texas dejó 26 muertos y decenas de heridos
0

Tiroteo en iglesia de Texas dejó 26 muertos y decenas de heridos

0
0

Devin Patrick Kelley irrumpió en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs y mató a tiros a 26 personas, según las autoridades el ataque no tuvo una motivación racial y tampoco estuvo relacionado con creencias religiosas, sino que fue por “problemas domésticos con su familia política”.

Devin Patrick Kelley, un veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y que trabajaba como profesor en un estudio bíblico, ingresó a la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, vestido con ropa de combate y abrió fuego contra las personas que asistían al servicio religioso matando a 26 personas e hiriendo a decenas más. Tras el tiroteo, Kelley escapó con su vehículo mientras que dos civiles comenzaron una persecución que culminó con el hombre muerto.

Devin Kelley, de 26 años, había trabajado en el departamento de logística en la Base Aérea Holloman en Nuevo México, desde 2010, hasta que fue destituido en 2014. En ese puesto estuvo a cargo del transporte de pasajeros, carga y propiedad privada en vías de transporte militar.

Kelley fue desvinculado por una denuncia de violencia doméstica. La acusación apuntaba que había agredido a su esposa e hijo, razón por la que pasó un año tras las rejas luego de un juicio militar en 2012. Posteriormente, fue dado de baja por mala conducta y se lo rebajó de rango.

Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo a la prensa que “había un diferendo en esa familia” y agregó que la suegra de Kelley frecuentaba la iglesia donde ocurrió el ataque. Según el funcionario, el ataque “no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado con creencias religiosas. Había un problema doméstico con sus familiares políticos”, añadió.

De acuerdo con Martin, Kelley sabía que su suegra asistía a esa iglesia y antes del sangriento ataque había enviado mensajes amenazadores.

Desde Japón, donde se encontraba de gira oficial, el presidente Donald Trump, envió un mensaje a las víctimas: “Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón”.

El presidente Trump dijo posteriormente (esta semana) que la matanza se debió a un “problema de salud mental” y que no es “un asunto de armas”.

Trump afirmó que, de acuerdo a los reportes preliminares, el atacante era “un individuo muy atormentado, con muchos problemas”.

“Tenemos muchos problemas de salud mental en nuestro país, al igual que otros países. Pero esto no es un asunto de armas”, aseguró. “Por fortuna, alguien más tenía una pistola que estaba disparando en la dirección opuesta”, añadió.

“Se trata de un problema de salud mental al nivel más alto”, comentó. “Es un hecho muy, muy triste”, concluyó el presidente.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *