Home Editoriales Todos juntos podemos…
0

Todos juntos podemos…

0
0
Tab Machado

La batalla mas dura que libra la humanidad es contra si misma y, mientras no pueda vencer su propio individualismo y egoísmo, no podrá avanzar libremente hacia el verdadero objetivo de su existencia.

Hace mas de dos mil años se nos dijo que el mayor de los mandamientos es amar al prójimo como a nosotros mismos sin embargo y a pesar de la simpleza del mandato, el ser humano ha hecho una apología del individualismo y cada día que pasa hay una  brecha más amplia entre la solidaridad y el hombre.

A juzgar por los hechos y por como discurre la sociedad actual, hay muy pocas esperanzas de que la miopía espiritual del hombre se pueda componer… claro que siempre hay excepciones y son justamente esos hechos notables los que nos dan una esperanza de que algún día el ser humano consiga la madurez espiritual que lo lleve a ser solidario y hacer el bien sin mirar a quien…

Justamente una de esas excepciones ocurrió hace algunos años, en las olimpiadas Paraolimpicas en Seattle. Nueve participantes se alinearon para la salida de la carrera de los cien metros planos. A la señal, todos partieron, no exactamente disparados, pero con deseos de dar lo mejor de si, terminar la carrera y ganar el premio. Todos, excepto un muchacho, que tropezó en el piso, cayó y rodando comenzó a llorar.

Los otros ocho escucharon el llanto, disminuyeron el paso y miraron hacia atrás, vieron al muchacho en el suelo, se detuvieron y regresaron… ¡Todos!

Una de las muchachas que competía se arrodilló frente al caído, le dio un beso y le dijo: “Listo, ahora va a sanar”… Posteriormente todos (los nueve competidores) entrelazaron sus brazos y caminaron juntos hasta la línea de llegada.

El estadio entero se puso de pie y no había una sola persona que no llorara de la emoción en esos momentos…. los aplausos duraron largos minutos y el gesto es recordado, hasta el día de hoy, como uno de los mensajes de solidaridad mas grande que han existido en el deporte….

Esto nos demuestra que lo que importa en esta vida, más que ganar solo, es ayudar a los demás a vencer, aunque ello signifique disminuir el paso y cambiar el rumbo… Ojalá que también nosotros seamos capaces de disminuir el paso o cambiar el rumbo para ayudar a alguien que, en cierto momento de su vida tropiece y necesite de nuestra ayuda para poder continuar…

El día que podamos tener esa compasión y amor por los demás, a nivel de toda la humanidad, habremos dado el paso decisivo para cambiar el orden de las cosas y podremos reubicar al hombre al tope de la escala zoológica…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *