Home Editoriales Todos tenemos un poco…
0

Todos tenemos un poco…

0
0

Dice el refranero popular que de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco y debe de ser cierto porque en cada uno de nosotros, sin excepción, suelen irrumpir sin control el lirismo, la pasión o la paranoia, turnándose para desafiar a nuestro intelecto y razón. Y, en esta época del año, estos 3 rasgos parecen mancomunar esfuerzos y trabajar en conjunto para adormecer o suprimir nuestra sensatez y nuestro juicio, haciéndonos creer que tan solo por dar vuelta el almanaque un 31 de diciembre habrá un cambio mágico en nuestra vida que nos traerá logros y prosperidad instantánea, sin tener que hacer el más mínimo de los esfuerzos…

Incuso hay otro dicho muy popular y repetido que la gente suele decir en este tiempo y hasta lo cree a pie juntillas: ‘año nuevo, vida nueva’… sin tomar en cuenta que para que este noble propósito se cumpla debe de contar con una gran dosis de voluntad y esfuerzo que no siempre estamos dispuestos a ponerlos en funcionamiento para llegar a la meta idealizada. El año nuevo es inevitable, ahora la vida nueva depende de cuánto nosotros queramos y hagamos por realmente cambiarla…

Cuenta una historia que un cuervo estaba sentado en un árbol, sin hacer nada todo el día. Un pequeño conejo se dio cuenta de esto y le preguntó: “¿Puedo sentarme como tú y pasarme todo el día sin hacer nada?” Y el cuervo rápidamente le respondió: “¡Claro! ¿Por qué no?”
El conejo entonces se sentó en el suelo y se puso a descansar pero, repentinamente, apareció un lobo saltó encima del conejo y se lo comió… Entonces el cuervo miró hacia abajo y dijo: “me queda claro que para estar sentado sin hacer nada, debes estar muy, muy alto”…

Si estás bien, bien alto, no te preocupes y sigue adelante aunque fíjate siempre que la rama que estas parado sea lo suficientemente firme para que no te caigas, pero si estas abajo y quieres cambiar de vida para poder luego tomarte un descanso, entonces al propósito agrégale acción, mucho esfuerzo, convicción y fe inclaudicable, porque ese es el único camino para llegar a la cima del árbol.

No dejes tu futuro en simples propósitos de fin de año y cambia tu vida para bien poniendo tu mejor esfuerzo a trabajar. Espero que al fin del 2016 podamos decir que lo anhelado se ha logrado. Recuerda que, del propósito el hecho, hay un largo trecho que no todos tienen el empuje y el valor de recorrer. De ti depende… Feliz 2016 para todos.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *