Home Entretenimiento Insólitas Tres ciudades de México celebraron el ‘Día del Marciano’
0

Tres ciudades de México celebraron el ‘Día del Marciano’

0
0

En Tampico, Ciudad Madero y Altamira encontraron una curiosa explicación a la costumbre de los ciclones de esquivar la zona y lo festejan el último martes de octubre.

Aunque se trata de una zona que por su ubicación geográfica sería muy vulnerable al golpe de los ciclones que embisten por el Golfo de México, allí no ha habido un solo fenómeno natural que interrumpa la calma desde hace más de 50 años.

En la región se narra una leyenda que lo explica todo y dice que su buena suerte se la deben a los extraterrestres que habitan en una base marítima en las confluencias de los puertos de Madero y Altamira, donde comienza la barranca continental.

Por eso, en 2013, acordaron dedicar el último martes de cada mes de octubre a los extraterrestres. Fue precisamente en 2013 que esta región quedó a salvo del huracán Ingrid, que de manera imprevista cambió su trayectoria en el Golfo de México.

A los habitantes de esta zona no les faltan razones para agradecer la presencia alienígena. La última vez que un huracán tocó las costas del sur de Tamaulipas fue en 1955, cuando Inés azotó el puerto petrolero de Tampico. Desde entonces, fenómenos hidrometeorológicos tan devastadores como Gilberto, en 1988, dejaron fuera de su trayectoria a estas ciudades.

La versión alienígena tiene, a su vez, su competencia religiosa, pues también hay quienes atribuyen la protección a una imagen de la Virgen del Carmen colocada en el área precisamente en 1967.

 

English Heritage publicó los 10 lugares más aterradores del Reino Unido

Para celebrar Halloween la asociación English Heritage publicó la lista de los 10 lugares más aterradores de Reino Unido recogiendo leyendas que incluyen espectros atravesando paredes, extrañas apariciones y misteriosas risas de niños. El premio de la asociación fue para el castillo de Bolsover, que se encuentra construido sobre un cementerio del siglo XVII. En él, dos obreros quedaron petrificados con la aparición de una mujer que desapareció atravesando un muro. Y un niño que daba la mano a los visitantes, sin que estos lo supieran, dio escalofríos al personal del castillo.

En las imponentes ruinas del baluarte medieval de Kenilworth, se pasean los fantasmas de una mujer y de un niño. Pasos a la distancia y una cuna que se mece sola… Estos son algunos de los múltiples fenómenos inexplicables, señala en su página English Heritage, un organismo público que protege y promueve el patrimonio histórico de Reino Unido.

En Carisbrooke, en la isla de Wight, se producen extrañas apariciones, como la de Elizabeth Ruffin, una niña de rostro pálido que se ahogó en un pozo o la de la “Dama gris”, un fantasma con un largo abrigo que siempre va con cuatro perros.

En el castillo de Pendennis, en Cornualles, los visitantes suelen oír los gritos de una cocinera que cayó al vacío cuando el castillo fue asediado durante seis meses en el siglo XVII.

Unas corrientes de aire frío y unas inexplicables palmadas en la espalda se repiten en la abadía de Whitby, cuyas ruinas góticas inspiraron al escritor Bram Stoker para escribir Drácula. Y, finalmente en la casa de Charles Darwin, el escritorio del famoso científico del siglo XIX, autor de la teoría de la evolución, se puso a dar vueltas sin parar hasta que el personal dejó la habitación. ¿Espeluznante verdad?

 

La ‘teoría de la felicidad’ que Albert Einstein escribió y regaló a un mensajero

Una nota que Albert Einstein le dio a un mensajero en Tokio porque no tenía monedas para darle propina, en la que explicaba brevemente su teoría para tener una vida feliz, ha salido a luz tras 95 años y será subastada en Jerusalén.

Corría el año 1922 y Einstein se encontraba de gira por Japón, ofreciendo conferencias.

Había sido informado de que iba a ser galardonado con el premio Nobel de Física y su fama iba en aumento.

Un mensajero llegó al Imperial Hotel de Tokio para entregarle a Einstein un mensaje quien, al recibirlo, no quiso que el mensajero se fuera con las manos vacías, así que le escribió dos notas, a mano, en alemán.

“Quizás si tienes suerte estas notas acaben siendo mucho más valiosas que una simple propina”, le dijo Einstein al mensajero.

La nota, escrita en un folio con el membrete del Imperial Hotel Tokyo, afirma que “una vida sencilla y tranquila aporta más alegría que la búsqueda del éxito en un desasosiego constante”. La otra, en una hoja de papel, dice simplemente: “Donde hay un deseo, hay un camino”.

Resulta imposible saber si las notas eran una reflexión de Einstein acerca de su propia fama, dijo Roni Grosz, el archivista a cargo de la mayor colección de Einstein del mundo, en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Aunque las notas, hasta el momento desconocidas por los investigadores, carecen de valor científico, podrían arrojar algo de luz sobre los pensamientos íntimos del Físico, cuyo nombre se convirtió en sinónimo de genio, según Grosz.

Las dos notas salieron a la venta esta semana en la casa de subastas Winner de Jerusalén, junto con otros artículos, incluyendo dos cartas que Einstein escribió años después.

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *