Home Tema Central ‘Truco o trato’… La historia de Halloween
‘Truco o trato’… La historia de Halloween
0

‘Truco o trato’… La historia de Halloween

0
0

“Truco o trato”… el 31 de octubre viviremos una nueva edición de la tradicional celebración de Halloween o Día de Brujas. Halloween es una noche de fantasía y misterio…

Hace más de 2000 años, la noche de Samhain, los celtas apagaban las luces y esperaban que la muerte no tocara a sus puertas. Esa noche era especial, los espíritus volvían a caminar por la tierra, buscando poseer a los vivos. Por eso no se encendía ningún fuego, las casas permanecían frías y oscuras, sus dueños se vestían fúnebremente para evitar la atención de los muertos.

El Halloween que conocemos hoy, comenzó en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los celtas, el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica y, a finales de octubre y principios de noviembre, celebraban un festival llamado Samhain. Para ellos, esta era la noche más importante de oración, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno.

Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía, por lo que en la noche del 31 de octubre las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantenerlos contentos y alejar los malos espíritus de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus casas, una tradición que eventualmente se convirtió en lo que hoy llamamos ‘trick or treat’ (‘Truco o trato’ o también ‘Dulce o travesura’), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces. El miedo y el terror a la noche de Halloween vienen de esta creencia en que los muertos regresan en esa noche a visitarnos.

Después que los romanos conquistaron a los celtas, estos influenciaron su cultura primero con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona y, más adelante, con el cristianismo.

Los cristianos consideraban que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica, por lo que determinaron que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival y convertirlo en uno religioso. Así el 1º de noviembre se convirtió en el día de Todos los Santos, un día de rezo para honrar a los santos. El 31 de octubre se convirtió en la víspera del día de Todos los Santos (‘all hallow’s eve’) y de aquí surge el nombre de Halloween.

Los celtas nunca aceptaron las tradiciones cristianas y por eso todavía están con nosotros las tradiciones de esta noche de magia, brujas y fantasmas.

Jack O’Lantern

El origen de las famosas calabazas talladas deviene de una leyenda también de origen celta sobre Jack ‘El Tacaño’, un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Esta conducta le consiguió toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás.

El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió ‘una ronda más juntos’, como última voluntad. El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.

Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado por diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.

Su destino no fue mejor: tras morir Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el Diablo y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con una hortaliza hueca y con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal. Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna, nombre que se abrevió al definitivo ‘Jack O’Lantern’. Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al ser más grandes y fáciles de tallar) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer ‘Truco o trato’.

Dulce o travesura

Otra tradición muy arraigada es la que se conoce como “dulce o travesura” (Trick or Treat). Como es sabido, en la noche de Halloween los niños se disfrazan y llaman a las puertas de los vecinos dándoles a elegir entre entregar un dulce o recibir un susto. Esta costumbre debe su origen a la persecución de los protestantes contra los católicos en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII. Producto de esta persecución, el rey protestante Jaime I y su Parlamento fueron víctimas de un intento de atentado pero el plan fue descubierto cuando a Guy Fawkes se fue de la lengua.

Esto generó una fiesta burlona en que bandas de protestantes ocultos con máscaras celebraban la fecha visitando a los católicos y exigiéndoles cerveza y pasteles. La amenaza: ‘Trick or Treat’, “Truco o Trato” no se hizo de esperar. De esta manera, cuando el ‘Día de Guy Fawkes’ llegó a América con los primeros colonos, se trasladó al 31 de octubre y se unió con la fiesta de Halloween.

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *