Home Tema Central ‘Turco o trato’… La historia de Halloween
0

‘Turco o trato’… La historia de Halloween

0
0
Truco o trato
Truco o trato

“Truco o trato”… el 31 de octubre viviremos una nueva edición de la tradicional celebración de Halloween o Día de Brujas. Halloween es una noche de fantasía y misterio…

Hace más de 2.000 años, la noche de Samhain, los celtas apagaban las luces y esperaban que la muerte no tocara a sus puertas. Esa noche era especial, los espíritus volvían a caminar por la tierra, buscando poseer a los vivos. Por eso no se encendía ningún fuego, las casas permanecían frías y oscuras, sus dueños se vestían fúnebremente para evitar la atención de los muertos.

 

El Halloween que conocemos hoy, comenzó hace más de 3,000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los celtas, el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica y, a finales de octubre y principios de noviembre, celebraban un festival llamado Samhain. Para ellos, esta era la noche más importante de oración, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno.

Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía, por lo que en la noche del 31 de octubre las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Para mantenerlos contentos y alejar los malos espíritus de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus casas, una tradición que eventualmente se convirtió en lo que hoy llamamos ‘trick or treat’ (‘Truco o trato’ o también ‘Dulce o travesura’), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces. El miedo y el terror a la noche de Halloween vienen de esta creencia en que los muertos regresan en esa noche a visitarnos.

Después que los romanos conquistaron a los celtas, estos influenciaron su cultura primero con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona y, más adelante, con el cristianismo.

Los cristianos consideraban que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica, por lo que determinaron que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y convertirlo en uno religioso. Así el 1ero de noviembre se convirtió en el día de Todos los Santos, un día de rezo para honrar a los santos. El 31 de octubre se convirtió en la víspera del día de Todos los Santos (‘all hallow’s eve’) y de aquí surge el nombre de Halloween.

Los celtas nunca aceptaron las tradiciones cristianas y por eso todavía están con nosotros las tradiciones de esta noche de magia, brujas y fantasmas.

La celebración ha adquirido costumbres y tradiciones de diferentes épocas y lugares

Halloween
Halloween

La fiesta de Halloween, con el correr del tiempo,  ha ido adquiriendo costumbres y tradiciones de diferentes épocas y lugares. La calabaza, los disfraces, los dulces, todo tiene una explicación que, a veces, resulta bastante curiosa…

Cuando los irlandeses llegaron a Estados Unidos introdujeron la fiesta de la Noche de las Brujas, también trajeron consigo lo que sería el símbolo más famoso: la ‘Jack-o-lantern’ (la calabaza hueca con una vela dentro).  Esta tradición viene de la leyenda irlandesa  de ‘Jack-o-lantern’, que vaga por el mundo con la única ayuda de un repollo con una vela dentro. Los irlandeses americanos cambiaron el repollo por la calabaza (mucho más común en su nueva tierra) y, emulando al pobre Jack, el de la Linterna, hicieron nacer el mito de la calabaza de Halloween. Un mito que, a su vez, hizo crecer toda una gastronomía con el anaranjado fruto como protagonista…

En cuanto a la tradición de ‘disfrazarse’ en Halloween es relativamente reciente. Dicen que nació en Francia entre los siglos XIV y XV, durante la celebración de la “Fiesta de Todos los Santos” cuando Europa estaba azotada por la peste bubónica. La plaga provocó entre los católicos un gran miedo a la muerte y, de rebote, exaltó su creatividad. Las misas en la fiesta de los ‘Difuntos’ se multiplicaron y nacieron muchas representaciones artísticas que le recordaban a la gente su propia mortalidad. Estas representaciones eran conocidas como la ‘Danza de la Muerte’ y, con el tiempo, dieron lugar a una auténtica ‘fiesta de disfraces’ con la muerte como denominador común.

Dulce o travesura

Otra tradición muy arraigada es la que se conoce como “dulce o travesura” (Trick or Treat). Como es sabido, en la noche de Halloween los niños se disfrazan y llaman a las puertas de los vecinos dándoles a elegir entre entregar un dulce o recibir un susto. Esta costumbre debe su origen a la persecución de los protestantes contra los católicos en la Inglaterra de los siglos XVI y XVII. Producto de esta persecución, el rey protestante Jaime I y su Parlamento fueron víctimas de un intento de atentado pero el plan fue descubierto cuando a Guy Fawkes se fue de la lengua.

Esto generó una fiesta burlona en que bandas de protestantes ocultos con máscaras celebraban la fecha visitando a los católicos y exigiéndoles cerveza y pasteles. La amenaza: ‘Trick or Treat’, “Truco o Trato” no se hizo de esperar. De esta manera, cuando el ‘Día de Guy Fawkes’ llegó a América con los primeros colonos, se trasladó al 31 de octubre y se unió con la fiesta de Halloween.

También está la costumbre muy arraigada de pedir y comer dulces. Según parece, la tradición comenzó en Europa en el siglo IX cuando, cada 2 de noviembre, los cristianos iban de pueblo en pueblo pidiendo “tortas de alma” (pedazos de pan dulce). Cuantas más recibían, más prometían rezar por la paz de los parientes muertos de los donantes. Con el tiempo esta costumbre se fue fusionando con la fiesta de Halloween hasta convertirse en otro rasgo típico de la celebración.

Según dice la leyenda las brujas se reunían dos veces al año: el 30 de abril (víspera de mayo) y el 31 de octubre (víspera de “Todos los Santos” y festividad de Halloween). Convocadas por el diablo, llegaban en sus escobas para participar en los aquelarres y aprender nuevos hechizos.  Hoy en día la noche de Halloween es reconocida por todos los satanistas, ocultistas y adoradores del diablo como víspera del año nuevo para la brujería. Para muchos, es la noche en que los poderes satánicos y de brujería están en su nivel de potencia más alto. Es lógico pues, que sus ritos se hayan ido mezclando con la celebración actual del Halloween. Por cierto, los entendidos aseguran que basta con ponerse la ropa al revés y caminar hacia atrás la noche de Halloween para que se te aparezca una bruja.

Se dice también que los gatos negros son un disfraz que utilizan las mismas brujas para pasearse tranquilamente por la ciudad. Por eso una de las tradiciones de Halloween advierte que si un gato negro se te cruza por delante en esta noche, la mala suerte caerá sin remedio sobre tu cabeza. ¿Sin remedio? Noooo, hay un antídoto: cuando te pase eso da inmediatamente siete pasos hacia atrás y… ¡maldición conjurada!…

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *