Home Editoriales Un escalón al despeñadero
Un escalón al despeñadero
0

Un escalón al despeñadero

0
0
Tab Machado
Tab Machado

El ser humano pretende tenerlo todo pero aplicando la ley del mínimo esfuerzo y como eso no suele ser efectivo las personas se conforman entonces con aparentar o simular ser lo que no son, para impresionar a los demás. Lo más triste del caso es que llegan a creerse su propio papel y de que todo el mundo se ha tragado su cuento, por lo que simplemente deambulan por la vida sin encontrar su propio destino aunque, eso sí, con un absurdo sentido de superioridad que no tiene ningún basamento ni razón de ser.

Al final estas personas, obnubiladas por su propia ignorancia y auto convencidas de ser lo que no son, deciden aventurarse en situaciones para las que no están preparadas y terminan fracasando sin siquiera saber el porqué. Seguramente le echarán la culpa al muro que tienen enfrente y no a su falta de habilidad para escalarlo.

Cuenta una fabula que, lanzándose desde una alta cima, un águila arrebató a un corderito. La vio un cuervo presumido y, tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte, que sus garras se enredaron en la lana y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.

Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo y, cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños. Al ver al padre sus hijos le preguntaron acerca de qué clase de ave era aquella y el pastor les dijo: “es sólo es un cuervo pero él, se cree que es águila”.

Como veras querer no siempre significa poder y desear o soñar sin poner esfuerzo, constancia y persistencia para edificar la base del éxito, es tan ineficaz e imposible como tratar de subir por tus propios medios a la copa de un frondoso y alto árbol, con las manos y los pies atados.

Si quieres triunfar en cualquier área de la vida primero debes de establecer claramente la meta y estar convencido de que es eso lo que realmente quieres. Luego debes de educar tus habilidades innatas, adquirir conocimientos idóneos y, cuando realmente te sientas listo, iniciar tu camino. En el trayecto debes de ser constante y persistente, templar tu espíritu con los fracasos que se presenten y saber que llegar a la meta a veces resulta sencillo por el impulso que traes para concretar tu anhelo, pero una vez allí mantenerte es lo realmente difícil y es ahí donde podrás comprobar lo importante de haber educado tus habilidades y haber hecho todo el camino para alcanzar el éxito. Los atajos a veces nos llevan más rápido a la cima pero cuando estás en ella, como no hiciste el camino no conoces la montaña y ese es el primer escalón al despeñadero…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *