Home Editoriales Un espejismo peligroso y traicionero
Un espejismo peligroso y traicionero
0

Un espejismo peligroso y traicionero

0
0
Tab Machado
Tab Machado

¿Cuánto cuesta despertar y crear conciencia en los más jóvenes acerca de la importancia de estudiar para lograr el éxito en la vida? Si usted es padre de familia sabrá que mucho, ya que el joven por naturaleza prefiere los pasatiempos a la idea de acumular conocimiento para hacer una diferencia en el futuro.  Y no lo hacen por maldad, sino porque perciben el tiempo de diferente manera que los adultos y creen que siempre habrá un mañana para cumplir con las obligaciones.  Es tarea del adulto, del padre, madre o tutor, hacerle ver a ese joven que debe de aplicarse en los estudios para alcanzar un título, en cualquier profesión u oficio, porque esa va a ser la diferencia entre el éxito o el fracaso en su vida.

No es nada fácil despertar, crear y sostener esa conciencia y conlleva un arduo trabajo de persuasión y convencimiento, dado que las tentaciones hoy están a la orden del día. Y, para colmo de males, existe actualmente una peligrosa tendencia que se ha instalado en los medios de comunicación y redes sociales encumbrando a jóvenes que, teniendo éxito relativo o momentáneo, dicen que estudiar es una pérdida de tiempo y que no se necesita hacerlo para triunfar en la vida…

Hace poco tiempo atrás los hijos de Will Smith y Jada Pinkett Smith, Willow y Jaden, dijeron en una entrevista que estudiar es una pérdida de tiempo y que el sistema educativo tradicional “no sirve de nada” al no proporcionar conocimientos reales.

Algo similar volvió a presentarse la semana pasada en los medios al narrarse la experiencia de Ben Kaplan, un joven de 23 años que ha creado un negocio millonario, en un año, dejando de estudiar por ese motivo.

Kaplan estaba en su primer año de universidad cuando tuvo la idea de crear una aplicación para que los universitarios organicen cómo pasar su tiempo libre los fines de semana. Como la aplicación obtuvo1,5 millones de dólares de inversionistas de capital de riesgo para desarrollar la idea, Kaplan dejó la universidad y no planea volver en el corto plazo. Lo bueno es que el joven dijo que,  “no tengo nada contra ir a la universidad y es un plan que funciona para el 99% de la gente”. Lo malo es que esa frase quedó perdida y casi colgada en el escrito, porque el objetivo de la noticia era muy otro.

Este tipo de noticias son un espejismo peligroso y traicionero que solo sirven para confundir a los jóvenes y mostrarles una realidad ficticia, ya que si es difícil de por si triunfar en esta sociedad súper exigente, imagínense lo complicado que será alcanzar las metas sin las herramientas necesarias. Flaco favor les hacemos a los jóvenes al estimular una idea falsa sobre el éxito repentino, en vez de alentarlos a hacer el camino largo pero seguro de obtener un título en una especialidad. Hace 20 o 30 años atrás bastaba con aprender un oficio para desarrollarse en el ámbito laboral pero, en la actualidad, sin título que refrende los conocimientos que se tienen, es muy difícil acceder a puestos de importancia superlativa.

El mismo consejo cabría para los jóvenes que sueñan con ser deportistas de elite y abandonan sus estudios para ir tras una meta que tan solo alcanza 1 entre 10,000. Es muy bueno practicar  deportes por diversión y salud y, si luego el camino lleva a ser profesional, mucho mejor pero nunca se deben de dejar los estudios que es el único camino seguro para hacer una diferencia en la vida.

Por eso hay que tener siempre muy en cuenta que la singularidad se opone a la generalidad y, que algunos triunfen sin necesidad de aplicarse en los estudios, no quiere decir que esa sea la norma, sino la absoluta excepción. Recuérdalo siempre.

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *