Home Editoriales Un regalo que no tiene precio…
0

Un regalo que no tiene precio…

0
0
Jacqueline Camacho-Ruiz

Para una joven, el cumplir quince años es algo grande, es el momento más importante ya que oficialmente hace la transición de niña a mujer.  En muchas de nuestras culturas esta celebración es el centro de conversación inclusive años antes de que suceda.

Para mis quince años, yo tuve una celebración modesta, ya que no teníamos los recursos económicos para hacer algo majestuoso.  Aunque me hubiese gustado tener una fiesta grande y muchos regalos, estaba alegre tan sólo con el hecho de estar aquí, en Estados Unidos, reunida de nuevo con mi familia. Lo que no me esperaba es recibir un regalo que llevaré en mi corazón por siempre. En vez de joyas o cosas materiales, mi madre me regaló lo más precioso…

 

Aquí está el poema inédito que comparto por primera vez:

“Quise regalarte muchas cosas pero ninguna encontré, que valiera más la pena que lo que te regalé.

Te regalé mi cariño, mi ternura y mi amistad, aunque a veces nos peleamos con mucha facilidad.

Son tus XV primaveras y no sé cómo expresar, todo lo que yo quisiera, para tu felicidad.

Sé que tienes tus virtudes y tu inteligencia es grande, lleva esto como un tesoro, para cuando yo te falte. Consérvate siempre sana y nunca te portes mal, eso es lo único que sirve para la felicidad.

La vida es como una flor, vívela plenamente, pronto pasarán los años y se acaba de repente.

Tú eres como una flor, que ahorita acaba de abrir, tú tienes mucha alegría y no sabes lo que es sufrir. Por eso no has madurado, pero un día madurarás y cuando tenga problemas, entonces recordarás.

Te deseo feliz cumpleaños y que cumplas muchos más, eso es todo lo que quiero con amor de tu mamá.”

Ya casi doblo mis quince años, pero cada vez que tengo la oportunidad de leerlo, me toca el corazón como si fuese la primera vez.

La celebración se olvida, los regalos se vuelven obsoletos, pero las cosas del corazón prevalecen, tal como lo es ésta que mi madre con tanto amor y cariño escribió para mí.

¡Ahora te reto a ti a que hagas la diferencia en la vida de otra persona!

Crea algo como una tarjeta, dibujo, poema (pero de corazón) y preséntalo a una persona a la que aprecias.  Crearás algo lindo en tu relación con esa persona, algo que nunca olvidará…y que te hará feliz a ti también…

 

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *