Home Editoriales Una hoja en la tormenta
Una hoja en la tormenta
0

Una hoja en la tormenta

0
0
Tab Machado
Tab Machado

Hay personas que creen ser la encarnación misma de la mala suerte, que todo lo que hacen está destinado al fracaso y que, por más que luchen, jamás van a tener una oportunidad de salir adelante. Lo peor es que se convencen tanto de que su infortunio es perenne que, al tiempo, dejan de buscar una salida, de luchar, de cambiar el rumbo de su vida y aceptan con resignación volar a la deriva como una hoja en la tormenta…

Sin embargo hay otros seres humanos con vidas singulares, excepcionales y extraordinarias, que no se dan por vencidos frente a la adversidad más hostil y la vencen con talento, pundonor, perseverancia y mucha entrega espiritual, perdurando luego en la historia como fuente de inspiración para todo aquel que quiera volver al camino de los sueños y alcanzar sus metas, por lejanas que estas parezcan…

Es por eso que, en entregas anteriores, les he traído historias reales de personas que han vencido la adversidad con una gran dosis de fe, paciencia, tenacidad y mucho, mucho pundonor para que, si atraviesan uno de esos momentos oscuros de la vida, busquen en lo más profundo del alma esa pizca de voluntad que aun no ha sido dañada por el escepticismo, para volver a luchar con más fuerza aun en pos de la gloria. Claro que no va a ser fácil, nunca lo ha sido para nadie, pero solo aquel que lo intenta una y mil veces, sin desmayos, vence las dificultades y consigue sus objetivos.

Anteriormente les narré las historias de Irena Sendler y Jackie Robinson y hoy les traigo para ustedes el excepcional ejemplo de Helen Adams Keller quien fue una destacada escritora, oradora y activista que, ala edad de 19 meses, sufrió una grave enfermedad que le provocó la pérdida total de la visión y la audición.

Su incapacidad para comunicarse desde temprana edad fue muy traumática para Helen y su familia, por lo que estuvo muy deprimida durante un tiempo. Cuando cumplió siete años, sus padres decidieron buscar una instructora y fue así como el Instituto Perkins para ciegos les envió a una joven especialista, Anne Sullivan, que se encargó de su formación y logró un significativo avance en su educación especial. Keller continuó viviendo al lado de Sullivan hasta la muerte de esta en 1936.

Después de graduarse de la escuela secundaria en Cambridge, Keller ingresó en el Radcliffe College, donde recibió una licenciatura, convirtiéndose en la primera persona sordociega en obtener un título universitario.  A lo largo de toda su vida, redactó una multiplicidad de artículos y más de una docena de libros sobre sus experiencias y modos de ver la vida, entre ellos ‘La historia de mi vida’ (1903) y ‘Luz en mi oscuridad’ (1927).

Keller se convirtió en una activista y filántropa destacada, recaudó dinero para la Fundación Americana para Ciegos y promovió el sufragio femenino y los derechos de los trabajadores. En 1924, se apartó de la actividad política para abocarse a la lucha por los derechos de las personas con discapacidades y realizó viajes por todo el mundo ofreciendo conferencias hasta 1957.

Por sus logros, el presidente Lyndon Johnson le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 1964. Desde 1980, por decreto de Jimmy Carter, el día de su natalicio es conmemorado como el ‘Día de Helen Keller’. Su vida ha sido objeto de variadas representaciones artísticas, tanto en cine, teatro y televisión, destacándose particularmente ‘TheMiracle Worker’.

Helen Keller se convirtió con el tiempo en un claro ejemplo de superación y coraje, como así también en un símbolo de la lucha por los derechos de personas con discapacidad.En el 2009, se añadió una estatua de bronce de Helen a la edad de 7 años en el National Statuary Hall Collection del Capitolio de los Estados Unidos. El monumento representa el momento de su infancia en que comprendió su primera palabra, ‘agua’ y lleva inscripta una de sus citas en relieve: “Las cosas más bellas y mejores en el mundo, no pueden verse ni tocarse, pero se sienten en el corazón”…

Si has abandonado momentánea o completamente la idea de luchar por tus sueños y te has conformado con tu destino, espero que los ejemplos de Irena Sendler, Jackie Robinson y Helen Keller, te inspiren y te devuelvan la confianza en ti mismo. Por eso, pase lo que pase ¡No abandones! Afronta el reto de ir más allá de los que jamás has ido… vuelve a creer en ti y persigue tus sueños con tal persistencia y fe, hasta que estos cedan ante ti y logres el éxito que tanto has buscado….

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *