Home Editoriales Una hoja en la tormenta…
Una hoja en la tormenta…
0

Una hoja en la tormenta…

0
0

Les digo que, en ese afán particular de motivar al ser humano para cambiar la sociedad moderna y buscar un mundo más solidario, justo, equitativo, espiritual y colectivo, había desarrollado para esta semana un tema totalmente diferente al que están leyendo… Pero, cuando leí el informe de la CEPAL del 2012, acerca de la cifra de pobres e indigentes que viven en América Latina, me dio vergüenza publicar esta columna sin dedicar por lo menos un párrafo a este grave problema.

El informe dice que en Latinoamérica viven 167 millones de pobres y 66 millones de indigentes de la población total… ¿Hay algo más que agregar? Como la gran mayoría de nuestros lectores proviene o tiene sus raíces precisamente en Latinoamérica creo que bien vale una reflexión…

Quizás piense que esos números no lo afectan porque ni a Usted, ni a su familia, ni a nadie que conoce le falta qué comer… pero piense, reflexione… de lo que hablamos es de personas que no tienen con que alimentarse y que muchos de ellos son niños… Si no despertamos la conciencia en los seres humanos de que todos somos importantes, si no entendemos que toda vida es valiosa, si nos despreocupamos porque, total, nosotros no podemos hacer nada… estamos dando un gran salto al vacío como seres pensantes y racionales y también como humanidad…

Uno quiere tener esperanzas de que el mundo que legaremos a los niños de hoy, hombres del mañana, va a ser mejor que el actual pero, a juzgar por lo que vemos, no da para ser muy optimista al respecto.

Para que todo esto sea más gráfico les recuerdo que existe otro informe que dice que si considerásemos al mundo como una pequeña aldea de tan solo cien habitantes, manteniendo las proporciones estadísticas, entonces tendríamos que allí vivirían 57 asiáticos, 21 europeos, 14 personas de las Américas y 8 africanos. De ellos 52 serían mujeres y 48 hombres. 30 personas serían blancos y 70 de otro color. 30 serían cristianos y los 70 restantes no.  De las 100 personas, ¡80 vivirían en condiciones infrahumanas!, 70 serían incapaces de leer, 50 sufrirían de mal nutrición, 1 persona estaría a punto de morir y otra a punto de nacer. Solo 1 tendría educación universitaria y solo 2 personas tendrían computadora.

El análisis deja ver también que, si nunca has experimentado los peligros de la guerra, la soledad o las punzadas de la inanición, entonces estas por delante de 500 millones de personas. Si tienes comida en el refrigerador, ropa en el armario, un techo sobre tu cabeza y un lugar donde dormir, eres más rico que el 75% de la población mundial. Si guardas dinero en el banco y algunas monedas en tu cartera, entonces ya estas entre el 8% más rico de este mundo…

Así es el profundo contrasentido de este mundo que hemos inventado, en donde la humanidad se ha despreocupado olímpicamente de su hábitat y sus congéneres y solo se ha dedicado a pensar en su bien personal… Legarles un mundo mejor a nuestros hijos, bajo estas condiciones, será una tarea titánica y de inciertos resultados, sobre todo si la mayoría de la humanidad sigue pensando en sí mismo, en vez de pensar en el bien común…

Les juro que después de leer este informe me sentí como si tan solo fuera una pequeña hoja en la tormenta…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *