Unos 3500 bebés mueren cada año por causas asociadas al sueño

El informe señala la necesidad de que más cuidadores sigan prácticas de seguridad con respecto al sueño.

Hay aproximadamente 3,500 muertes de bebés asociadas al sueño en Estados Unidos cada año, que incluyen el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), asfixia accidental y muertes por causas desconocidas.

En la década de los 90, hubo una gran disminución en las muertes asociadas al sueño como resultado de la campaña nacional “Dormir Boca Arriba” sobre la seguridad al dormir. Sin embargo, esta disminución no ha seguido avanzando al mismo ritmo desde fines de los años 90 y los datos de un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos muestran que el riesgo para los bebés persiste.

“Lamentablemente, demasiados bebés mueren en este país por causas asociadas al sueño que podrían prevenirse”, dijo la directora de los CDC, Brenda Fitzgerald, M.D. “Debemos hacer más para garantizar que todas las familias conozcan las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP): los bebés deben dormir boca arriba, sin juguetes ni ropa blanda de cama y en su propia cuna. También se recomienda que los padres compartan la habitación con el bebé, pero no la cama. Estas estrategias ayudarán a reducir el riesgo y a proteger a los bebés de lesiones”, agregó la directora de los CDC.

Para elaborar el informe y describir las prácticas que se siguen con respecto a los bebés y el sueño, los CDC analizaron datos del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos durante el Embarazo (PRAMS). El PRAMS, un sistema de vigilancia basado en los estados ha monitoreado las conductas y experiencias autorreportadas antes, durante y después del embarazo entre las mujeres que dieron a luz a un bebé vivo desde fines de los años 80.

Los CDC analizaron datos del 2015, reportados por madres, sobre poner a los bebés en una posición insegura para dormir, compartir la cama y usar ropa blanda de cama en los estados con datos disponibles. Poner a los bebés en una posición insegura para dormir significa ponerlos de costado o boca abajo. En la ropa blanda de cama se incluye a las almohadas, las mantas, los protectores acolchados, los juguetes de peluche y los cojines posicionadores.

En el 2015, en los estados incluidos en el estudio:

  • Cerca de 1 de cada 5 madres (21.6%) reportó que ponía a su bebé de costado o boca abajo para dormir, más de la mitad de las madres (61.4%) reportaron que compartían la cama con su bebé y 2 de cada 5 (38.5%) reportaron que usaban ropa blanda de cama en el área donde dormía el bebé.
  • El porcentaje de madres que reportaron que ponían a su bebé de costado o boca abajo para dormir variaba de un estado a otro, en un rango que iba desde el 12.2% hasta el 33.8%.

Entre las prácticas seguras con respecto al sueño que recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) están:

  • Poner al bebé boca arriba cada vez que vaya a dormir, ya sea para la siesta o para dormir durante la noche.
  • Usar una superficie firme para que duerma el bebé, como un colchón y una cuna que cuenten con aprobación de seguridad.
  • Mantener los objetos blandos y la ropa de cama suelta fuera del área donde duerme el bebé.

Compartir la habitación con el bebé, pero no la cama.

“Este informe muestra que tenemos que mejorar en la promoción y el cumplimiento de las recomendaciones de seguridad con respecto al sueño”, afirmó Jennifer Bombard, M.S.P.H., científica de la División de Salud Reproductiva de los CDC y autora principal del estudio. “Esto es especialmente importante para las poblaciones cuyos datos muestran que los bebés podrían tener un riesgo más alto de muertes asociadas al sueño”, concluyó.

 

 

Leave a Comment