Home Editoriales ¡Vamos arriba!
0

¡Vamos arriba!

0
0
Tab Machado

¿Sientes que todo anda de cabeza en su vida? ¿Qué por más que luchas no tienes suerte? ¿Qué juegas números a la lotería y te salen sorteadas letras? ¡Pues anímate! No te deje vencer… ¡Vamos arriba!

Se lo difícil que es tener que superar rachas negativas y mirar (mientras tanto) con optimismo el futuro, pero te puedo asegurar que no es compadeciéndote que va a salir adelante. La vida, ya sea por nuestros propios errores, la voluntad de terceros o por una sucesión de hechos que escapan a nuestro control, nos pone a veces en el límite de nuestras fuerzas, por lo que debemos de apelar a todas las reservas anímicas, morales y espirituales escondidas en lo más recóndito de nuestro corazón, para sortear el paso y salir airosos.

Créeme, solo poniendo fe inquebrantable y muchísimo amor propio se puede salir adelante de rachas negativas, de momentos difíciles. Porque si te dejas estar, si abandonas o si das lugar al desaliento perpetuo, dalo por hecho que no tendrás la más mínima oportunidad de variar el rumbo. Es que, si tan solo compadeciéndonos pudiéramos obrar el milagro de superar los malos momentos, entonces ningún ser en la tierra tendría problemas. Sin embargo, la cumbre de la montaña solo está reservada exclusivamente para los triunfadores de verdad, para aquellos que nunca se dan por vencidos y que se levantan y siguen adelante después de un traspié.

Cuenta una historia que un día, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Luego se escondió y observó para ver si alguien la quitaba para seguir su camino.

Algunos de los comerciantes más adinerados del reino y cortesanos pasaron por el camino y simplemente giraron y pasaron al lado de la roca. Muchos, incluso, culparon al rey estridentemente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra del camino.

Más tarde pasó un campesino con una carga de verduras. Al aproximarse a la roca, el campesino puso su carga en el piso y trató de mover la roca a un lado del camino.

Después de empujar y fatigarse mucho, lo logró. Mientras recogía su carga de vegetales, vio una bolsa en el suelo, justo donde había estado la roca. Abrió la bolsa y, dentro de ella, encontró una cartera que contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que removiera la piedra del camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron, que cada obstáculo presenta una óptima oportunidad para mejorar, si se actúa en vez de quejarse.

Por eso, si en este momento estas cansado, frustrado, sientes que las fuerzas te abandonan, crees que no avanzas, los logros no llegan y la vida te ha abandonado, te pido que no decaigas… respira profundo si crees que es necesario, pero no te dejes vencer… La vida es un constante desafío que hay que enfrentar con valentía y decisión, sabiendo que uno y solo uno es el propio arquitecto de su destino y que, si por alguna causa estamos enfrentados al abismo de la desesperación, el desaliento y la desesperanza, siempre existe la posibilidad de cambiar el rumbo si encuentras dentro de ti la partícula divina de la voluntad.

Si te concentras en tu objetivo, si dejas de lado tu desaliento, si crees en ti mismo, una poderosa energía renovadora operará el milagro de llevarte a donde quieres. La vida es un continuo desafío y solo aquel que le hace frente es el que triunfa, ya que nada es imposible mientras exista tan solo una oportunidad…  Por eso te aliento desde aquí a que persistas en tu esfuerzo. No te detengas, ¡Vamos arriba, que tú puedes!

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *