Home Editoriales Violencia Doméstica
0

Violencia Doméstica

0
0
Carlos Rojas
Carlos Rojas

Siempre les he contado historias que considero de interés y realmente descubrí que todo es importante para todos. Hace días en la biblioteca observé a una chica muy joven, de 17 o 18 años,  la vi llorosa  y angustiada y adiviné en ella la situación que viven muchas mujeres y que  guardan la esperanza de que algún día  las cosas cambien y siguen

aguantando y aguardando que ese día llegue y ¿saben qué ? Nunca va llegar ese día… Estoy refiriéndome a la violencia domestica que ya rompió todas las fronteras, porque a diario escuchamos de violaciones, accidentes, robos, desfalcos millonarios y secuestros, bueno pues de todo esto hay mucho… pero de violencia doméstica contra las mujeres hay mas mucho mas.

Las estadísticas nos dejarían fríos si las conociésemos…  esta es una situación en la que podemos todos  colaborar para alcanzar una solución, solo buscar  “el despertar de nuestra conciencia” y consecuencia lógica al ser conscientes  esto no pasaría. Deberíamos  ser más razonables y agradecidos con ese bendito ser que es la mujer… alguien pudiera preguntar ¿por qué?  Simple y sencillamente porque  venimos de una mujer,  todos venimos al mundo gracias a una mujer… nuestra madre y las tenemos por todas partes, nuestras hermanas, nuestras sobrinas, nuestras abuelas, tías, primas, novias, esposas, hijas, nietas y todas hasta estos días buscan la protección del hombre, por su fortaleza, por su físico o por la costumbre  o hábito de que así tiene que ser la vida.

A muchas les han inculcado que hay que soportar, que quizá cambie mañana, que cuando nazca su criatura,  que cuando cccuuuantas cosas y esperanzas que se quedan en eso… en esperanzas…

Tenemos que ser realistas, todos sabemos lo que hay que hacer  así que hagámoslo solo falta la decisión… El miedo, si seguimos  permitiendo que nos acompañe, solo nos llevará al sufrimiento y a este mundo no venimos para sufrir…

Todo esto ha venido a colación por la chica que me encontré en  la biblioteca, hubo un momento que su llanto era mayor,  entonces saqué de mi portafolio una servilleta y se la ofrecí para que secara sus lagrimas, sin palabras  tomo la servilleta y se me quedó viendo, sus labios se movieron  no escuche absolutamente nada pero sé que me agradeció. Segundos más tarde  se acercó y se disculpó conmigo y le dije que no se preocupara que todo pasa y que ya llegaría su consuelo… Entonces me dijo que había conocido a un muchacho que la  impresionó  gratamente y a los tres meses de conocerlo se fue a vivir con él.

“¿No fue muy apresurada la unión para vivir juntos?” le cuestioné  y me dijo “si,  pero tarde me di cuenta de eso y ahora tengo dos bebes y él me maltrata mucho, yo trabajo y voy a la escuela y el no quiere que vaya a la escuela ni que tenga amigas, y también me prohíbe  visitar a mi familia  y hablar con ellos… el era mi más grande sueño pero todo se vino en picada. Lo que gano tengo que entregárselo  todo”… y así me siguió contando cosas, a las cuales yo no podía dar crédito. Sus ojos hablaban de ese sufrimiento y frustración vivida…

¡Imagínense cuantas situaciones hay parecidas a esta!  muchas veces puede la mujer ser maltratada sin que la golpeen físicamente, pero si pueden golpearla emocionalmente o de manera sicológica, aquí lo importante es buscar ayuda profesional para identificar qué clase de abuso está recibiendo, hay muchos lugares u organizaciones que se especializan en este tipo de situaciones y donde las mujeres reciben la ayuda y protección que necesitan…

Muchos pensamos que la violencia son solo son golpes, pero hay abusos verbales que lastiman mucho al espíritu y ahí es como si apagaran la luz y se perdiera el camino… Hay muchas formas de abuso, por ejemplo él hace algo mal y culpa a su compañera,  la acusa de ver hacia algún lado, coquetear o engañarlo, le vigila su horario para saber de ella en cada momento,  controla su dinero, la humilla frente de los demás, se comporta exigente y hay muchas otras formas  de como el abusador logra  hacer sufrir a su compañera…

Esta situación de violencia domestica está pasando incluso entre adolescentes y el abuso es también  por parte de ellas… Por eso, si tiene la determinación y el valor de  tomar “acción” le tendemos la mano que la puede salvar: esta es línea de  emergencia para la violencia domestica en Illinois 1 800 – 843-6154… Línea de crisis 24 horas de Mujeres Latinas en Acción  (312) 738 -5358…si siente  peligro  inminente marque  el  911o la línea roja nacional de violencia domestica  1 800 – 799 – 7233…  las relaciones tienen que vivirse en armonía.

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *