Home Editoriales Carlos Rojas Vivamos de instante en instante
0

Vivamos de instante en instante

0
0

No hagas a nadie, ni desees a nadie lo que no quieras para ti… seguramente esta sabia reflexión usted la  ha escuchado infinidad de veces… ¿verdad que si? pues hay que seguirla al pie de la letra, ya hemos comentado que la energía mental es una dadiva de Dios… pero que solo se puede usar con buenas intenciones y sanos propósitos… Es muy justo que el pobre mejore su situación económica, pero no es justo utilizar la fuerza mental para perjudicar a otras personas… Por eso antes de hacer un trabajo mental para llevar a cabo la cristalización de un proyecto piénselo, reflexiónelo y medítelo, porque si usted va utilizar  esa fuerza mental  para perjudicar a alguien es mejor que no lo haga, porque el terrible rayo de la justicia cósmica caerá inevitablemente sobre Usted y caerá como un rayo de venganza.

Estoy absolutamente seguro que usted siempre piensa muy bien para consigo mismo y eso es plausible, pero la pregunta es: ¿cómo piensa usted en relación hacia los demás?

Bueno pues tiene que pensar y desear de igual manera para que en su mente haya armonía y equilibrio y se den positivamente las cosas o deseos que usted haya armado mentalmente y creo que aquí le tengo la clave: porque el pensamiento y la acción deben marchar totalmente unidos.

Sigmund Freud, el gran Psicólogo, dijo que todo lo usted hace en la vida tiene causas fundamentales: como aquello que a nadie le gusta ser despreciado, siempre tenemos que reconocer las buenas cualidades de los demás, por eso estimule las buenas cualidades del prójimo, no humille a nadie, no desprecie a nadie. Es necesario dar alimento a cada cual en su actividad, trabajo, oficio o profesión. Por medio del aprecio y del aliento podemos dar y despertar el entusiasmo de todos con quien nos relacionamos, tenemos que  aprender a elogiar sabiamente a nuestros semejantes sin caer en la adulación. La estimación es un gran alimento… siempre sea caballeroso e, insisto, nunca critique a nadie, así formará el ambiente favorable para realizar o alcanzar la cristalización de sus anhelos o negociaciones… Esta apreciación sincera de los meritos del prójimo es uno de los grandes secretos del éxito.

Muchos  tenemos el mal hábito de pasarnos hablando de nosotros mismo a cada instante y, ya sea hombre o mujer que tenga ese hábito, va terminar por cansar a los demás (con negativas consecuencias)…

Si usted puede evitar el decir “Yo”, evítelo… jamás diga usted “Yo”, diga siempre  “Nosotros”, el término  nosotros tiene más fuerza cósmica… en cambio el término “Yo” es egoísta y fastidia a muchos que están en contacto con nosotros. El “Yo” es egoísta y debe ser disuelto, el “Yo” es creador de conflictos y problemas… Así que repita Ud. o repitamos siempre: nosotros, nosotros, nosotros… cada mañana  al levantarse como una plegaria diga con fuerza, energía y con devoción. “Nosotros somos fuertes.  Nosotros somos ricos.  Nosotros estamos llenos de buena suerte y armonía”… siémbrela cada mañana, póngale fe y a cosechar o sea habrá buenos frutos, entonces tenemos que sembrar y cultivar para tener buenas cosechas.

Bueno, no los quiero cansar mas porque hay mucho por hacer y mucho por decir, solo debemos recordar, por ejemplo, que si usted maneja su auto con precaución y cortesía nada malo pasará, igualmente con nuestras vidas, si aprendemos a manejarlas, resolveremos  favorablemente  todos los asuntos  de la vida. Usted tiene derecho a triunfar, porque el espíritu debe vencer a la materia.  Nosotros no podemos aceptar la miseria, recordemos que la miseria es propia de los espíritus fracasados… Aproveche  todas  las  circunstancias  favorables para el logro de todos sus proyectos….este es el momento no dejemos para mañana…hay algo que dice así: el ayer ya se fue, el presente es el momento, es el aquí y ahora, el mañana no sabemos si llegará… Entonces vivamos de instante en instante, tengamos fe y ojalá que nos encontremos mañana… Gracias por  leernos en Ultimas Noticias.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *