Home Tema Central Vivir en positivo
0

Vivir en positivo

0
0

Lo semejante atrae a lo semejante, por eso aplique la ley de atracción, piense en positivo y viva mejor…

La ley de la atracción es la idea de que los pensamientos (conscientes o inconscientes) influyen sobre las vidas de las personas, argumentando que son unidades energéticas que devolverán a la persona una onda similar.

La frase “ley de la atracción” ha sido utilizada por algunos escritores, aunque el sentido con el que se usa actualmente es diferente del original. La mayoría de los autores asocian a la ley de la atracción con la frase “te conviertes en lo que piensas”,  usualmente aplicado al estado mental del ser humano: según los partidarios de dicha ley, esto significa que los pensamientos que una persona posee (sean estos conscientes o inconscientes), supuestamente provocan las emociones, las creencias y consecuencias, es decir, los pensamientos son la causa y los sentimientos los efectos. A este proceso se lo describe como “vibraciones armoniosas de la ley de la atracción”, o “tú obtienes las cosas que piensas; tus pensamientos determinan tu experiencia”.

La ley de la atracción postula que nuestros pensamientos y emociones crean nuestra propia realidad, de manera que atraemos a nuestras vidas aquello en lo que centramos nuestro pensamiento y emociones.

El conferencista Brian Tracy dice que “Todo lo que tienes en tu vida lo has atraído por la forma en que piensas y la persona que eres.  Puedes cambiar tu vida porque puedes cambiar tu forma de pensar y la persona que eres”…

Algunos seguidores de esta creencia afirman que la ley de atracción es una “ley del Universo”, dado que aplica a todos los seres sin excepción, el 100% del tiempo y no es algo que una persona pueda elegir si aplica o no. Comúnmente se utiliza el ejemplo de su similitud con la gravedad en este aspecto, dado a que uno no puede decidir “no aplicar” o “no creer” en la gravedad en su vida. Cabe notar que el término “ley” no es el mismo utilizado por la comunidad científica

Según versiones la “ley de atracción” tiene sus  raíces en la física cuántica y los pensamientos tienen una energía la cual genera energía similar. Para poder controlar dicha energía, sus proponentes afirman, que deben seguirse cuatro pasos: Saber qué es lo que uno quiere y pedirlo. Enfocar los pensamientos de uno mismo sobre el objeto deseado con sentimientos como entusiasmo o gratitud. Sentir o comportarse como si el objeto deseado ya hubiera sido obtenido y estar abierto a recibirlo.

El pensar en lo que uno no tiene, según dicen, se manifiesta en perpetuidad de no tener, mientras que si uno se adhiere a estos principios y uno evita pensamientos “negativos” el Universo hará manifiestos los deseos de la persona.

El teósofo tibetano Djwhal Khul la define como la ley básica de la manifestación y la ley suprema de este sistema solar. Considera que es la ley que equilibra los dos polos, siendo la Ley de la economía la que rige el polo negativo y la Ley de síntesis la del polo positivo. Desde el punto de vista del ser humano, trae la comprensión que da la autoconciencia

La mayoría de las veces la Ley de Atracción se cumple de modo inconsciente en los seres humanos pero, según los expertos, puedes empezar a usar la ley de la atracción de manera consciente para atraer cosas buenas  a tu vida. Estos, según sus datos, son los pasos que puedes seguir:

1. Haz una lista escribiendo todos tus problemas, frustraciones o cosas que te gustaría cambiar.

2. Para cada una de las situaciones descritas en esa lista, piensa en algo que sea positivo. Por ejemplo, es posible que tu trabajo no te guste y quieras cambiarlo, pero el sueldo puede ser bueno o tal vez te aporta nuevos conocimientos o incluso puede ayudarte a ser más tolerante o, al menos, te hace ver claro lo que no quieres hacer y así te ayuda a ver con más claridad lo que de verdad deseas a nivel laboral. Es decir, siempre hay aspectos positivos y es importante que los encuentres.

3. Siéntete agradecido por lo que ya tienes y contento con las cosas buenas que hay en tu vida, así como por las cosas buenas que van a venir a tu vida en el futuro. En vez de centrarte en lo que no tienes (pensamientos de escasez traen escasez), céntrate en lo que sí tienes y en lo que tendrás en el futuro. Piensa que puedes hacer cualquier cambio que desees en tu vida y mantén esta actitud positiva, siéntete bien y atraerás más cosas que te hagan sentir bien. Si te sientes mal atraerás más cosas que te hagas sentir mal, si piensas en lo horrible que es tu vida, atraerás más cosas que la hagan horrible.

4. Visualízate teniendo una vida mejor; la vida que deseas, en vez de centrarte en lo que no tienes. Haz una lista detallada de lo que quieres en tu vida y visualízate todos los días teniendo esas cosas y sintiéndote bien.

5. Asegúrate de que lo que haces, dices y piensas está orientado a lograr tus metas. No pienses en lo que no tienes, no actúes en función de lo que te falta, no te centres en lo terribles que son tus problemas; actúa en función de lo que vas a lograr, céntrate en ver tus problemas resueltos, confía en tu capacidad para encontrar soluciones. Sé positivo y optimista y siéntete bien en todo momento. Sonríe a menudo…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *