Home Tema Central ¿Y ahora qué?
0

¿Y ahora qué?

0
0
Washington
Washington

El mapa político de Estados Unidos se ha dividido, los Republicanos dominan al Congreso y los Demócratas el Senado, ante esta realidad: ¿habrá consenso para gobernar o la lucha de poder entre ambas Cámaras paralizará el país?

El electorado estadounidense  mostró su descontento el martes pasado en las elecciones de medio tiempo, reflejando en las

votaciones su desagrado y desencanto por la situación económica actual, la política en Washington y por la dirección en la que va el país.

Al mismo tiempo los votantes se mostraron profundamente divididos sobre la forma en que se deben de solucionar los problemas y eso quedó evidenciado en el resultado eleccionario, ya que el Gobierno quedó claramente dividido y ahora el Presidente Barack Obama y ambas Cámaras enfrentan una dura disyuntiva: ¿se trabaja en consenso o la disputa política llevara a la paralización del país?

Esa será la gran incógnita a despejar en los próximos dos años por parte del oficialismo y la oposición, lo que será fundamental a la hora de defender sus puestos en el 2012.

El Presidente del Partido Demócrata Tim Kaine dijo que, “quizás sea un mensaje de la población. Tenemos un Demócrata en la Casa Blanca y tendremos una mayoría de Gobernadores Republicanos. Habrá un Senado Demócrata y una Cámara de Representantes Republicana. Todos tenemos que trabajar juntos”.

Republicanos y Demócratas tienen visiones diferentes sobre los impuestos, el sistema de salud y la política fiscal, por lo que es difícil pensar que puedan encontrar iniciativas de consenso. Están de acuerdo en que es prioritario estimular la economía y crear empleos, pero no en cómo.

La diferencia más marcada va a estar en el Congreso ya que ambos partidos se han vuelto mucho más intransigentes en estos años y esa tendencia se hará más marcada con la llegada al Capitolio de los ultraconservadores apoyados por el Tea Party.

En un reflejo de la nueva división de poder, Obama llamó a los dos principales Republicanos, el Representante John Boehner y al Senador Mitch McConnell, para decirles que “ansiaba trabajar con ellos y los Republicanos para encontrar un terreno común, sacar el país adelante y hacer las cosas para el pueblo estadounidense”, dijo la Casa Blanca.

Los Republicanos ya dieron señales de cómo será la nueva relación al avisarle al Presidente que su apoyo no es incondicional. “Esperamos que el Presidente Obama respete la voluntad del pueblo, cambie de dirección y se comprometa a hacer los cambios que exigimos”, dijo Boehner, que espera convertirse en Presidente de la Cámara baja en enero. “En la medida en que esté dispuesto a hacerlo, estaremos dispuestos a trabajar con él”.

Barack Obama se hizo responsable por la derrota de los Demócratas

El Presidente Barack Obama, cuya campaña del 2008 se basó en la idea de cambiar la forma de hacer política en Washington, dijo el miércoles que su administración se confió en que la gente notaría su forma de trabajar y no en los cambios en sí.

“Mi administración tenía tanta prisa por hacer las cosas, que no cambió la forma de hacerlas y creo que por ello la gente está frustrada”, dijo Obama en una conferencia de prensa un día después de las elecciones intermedias. “Me hago responsable de no haber hecho los cambios los suficientemente rápido”, aseguró.

Según el Mandatario su Gobierno pudo sentir la inquietud del pueblo de que nadie los escuchaba en sus demandas. “La gente estaba sintiendo que sus voces no estaban siendo escuchadas, que lo importante son únicamente los grupos de presión y las corporaciones”, agregó.

Obama admitió que los Demócratas y los Republicanos tienen diferencias irreconciliables como en el caso de la política energética, pero insistió en que deben avanzar en los temas en los que sí coinciden.

Con un semblante serio Obama respondió a las preguntas que le formulaban los periodistas durante la rueda de prensa. “Se siente mal”, dijo con respecto a la derrota de su partido en las elecciones intermedias.

En los comicios que marcan la mitad de su gestión, el Partido Republicano le arrebató al partido gobernante la mayoría de la Cámara de Representantes, mientras que el Partido Demócrata logró conservar la mayoría en el Senado.

Obama dijo que ahora buscará la forma de acercarse a los estadounidenses que sienten que él no entiende cuáles son los temas que más les importan. “Hay un peligro inherente de estar en la burbuja de la Casa Blanca (…) cuando uno está ahí es difícil no parecer alejado”, dijo.

Recordó que los ex presidentes Bill Clinton y Ronald Reagan enfrentaron la misma pregunta qué él tras las elecciones intermedias: ¿Cómo conectarse más con los estadounidenses?

“No hay duda de que la preocupación más importante de la gente es la economía”, reconoció Obama. Dijo que tras las elecciones entendía que la gente cree que el progreso económico de los últimos dos años es insuficiente.

También dijo que temas como el derrame masivo de petróleo en el Golfo de México había creado la impresión de que las empresas son tratadas en su administración “como el malo de la película”.

“Estados Unidos no puede tener éxito es si las compañías no tienen éxito”, dijo y agregó que se enfocará en brindarles apoyo para que puedan contratar a más empleados. “La tecnología limpia marcará una diferencia en la creación de empleos”, agregó.

El Presidente también dijo que ahora buscará promover la creación de autos eléctricos y el desarrollo de energía nuclear para dejar de depender del petróleo. Pero, advirtió, que sin el apoyo de los Republicanos no tendrían éxito. En cuanto a él, aclaró, está dispuesto a negociar con ellos los temas que sean necesarios. “No vamos a hacer jueguitos políticos sino que vamos a actuar responsablemente”, señaló el Mandatario.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *