De todo como en botica…

La frase popular “hay de todo, como en botica”, suele aplicarse cuando en determinado lugar, más bien referido a una tienda, no falta nada de lo necesario o se presume que reúne todos los productos o remedios que pueden ser ofertados. Es por eso que, en esta página, encontrará todo lo imaginable, como en esos almacenes de ramos generales de antaño…

 

Aprovechar los sobrantes de fruta

Aproveche los sobrantes de fruta para hacer agua o utilícelos para preparar un rico entremés. Si no los va a usar pronto, rocíeles unas gotitas de limón para que no se oxiden y refrigérelos.

Descongelar alimentos

Si quiere descongelar alimentos, no lo haga sacándolos del refrigerador y poniéndolos a la temperatura ambiente, es mejor ponerlos en la parte más baja del refrigerador, descongelarlos en el microondas o en agua con hielos.

 

 

 

 

 

 

 

Galletas o cereal siempre crujientes

Si las galletas o el cereal se ablandaron por la humedad, sólo basta que los ponga 5 minutos a fuego medio en el horno para que vuelvan a estar crujientes.

 

 

 

 

 

 

Lechugas marchitas

Si tiene una lechuga que la ve muy marchita, no la tire, todavía puede usarla, sumérjala en agua caliente, luego pásela a un recipiente con agua helada y un poco de sal o azúcar disuelta. Posteriormente sacúdala y refrigérela por una hora. Quedará increíble.

Aguacates en su punto

Si compraste aguacates que todavía no están maduros y deseas utilizarlos al día siguiente envuélvelos en papel china o periódico junto a frutas ya maduras, pero si quieres que estén maduros en un par de días, sólo déjalos a temperatura ambiente.

 

 

 

 

 

 

Conservar limones por más tiempo

Para conservar por más tiempo los limones ya partidos póngalos en un plato de vidrio boca arriba, cúbralos con un vaso de vidrio y refrigérelos.

 

 

 

 

 

 

Receta del día: Kroketten (Receta tradicional de Holanda)

Ingredientes: 150 gramos de carne de ternera magra, 1 1/2 litro de agua, sal, 1 cebolla, 1 zanahoria, perejil y tomillo, pimienta blanca al gusto, 20 gramos de mantequilla, 20 gramos de harina, 2 gramos de gelatina, 1/2 cucharada de nata o leche, unas gotas de zumo de limón, pan rallado (cantidad necesaria), 1 clara batida con 1 cucharada de agua o aceite

Preparación: Colocar en una cacerola el agua y dejar hervir. Agregar la carne, la sal y las especias y dejar unos minutos más hasta que vuelva a hervir. Cocinar la carne a fuego lento durante unos 30 minutos. Colar el caldo y quitar las especias. Cortar la carne en pedacitos muy pequeños. En una sartén a fuego suave, derretir la mantequilla, echar la harina y remover hasta que se forme una salsa rubia. Añadir el caldo de una sola vez y dejar hervir (sin dejar de remover) hasta lograr una salsa homogénea. Retirar del fuego e incorporar la gelatina remojada en agua fría. Dejar que se disuelva completamente. Agregar la carne bien picada a la preparación. Agregar la salsa de nata o leche y el zumo de limón. Salpimentar al gusto.

Colocar todo en un plato hondo en un lugar frío hasta que se solidifique. Luego separar la mezcla en 4 o 5 partes iguales y realizar croquetas alargadas de unos 10 cm. Pasarlas por pan rallado y a continuación por huevo batido y nuevamente por pan rallado. Calentar a fuego fuerte una cacerola con aceite y freír las croquetas. Escurrirlas muy bien y servirlas calientes. Decorar con perejil cortado.

Comments are closed.