Chicago lanza programa de alivio de facturación de servicios públicos

La iniciativa ayudará a los residentes de bajos ingresos a cumplir con los pagos de facturas de agua con el potencial de condonación total de la deuda

La alcaldesa de Chicago, Lori E. Lightfoot, lanzó esta semana el Programa de Alivio de Facturación de Servicios Públicos (UBR) de la ciudad. La iniciativa se basa en el compromiso de la alcaldesa Lightfoot de desmantelar la estructura históricamente regresiva de multas y tarifas del municipio y ayudará a los residentes más vulnerables de Chicago a cumplir con los pagos de facturas de servicios públicos. El programa está diseñado para reducir el costo de agua y alcantarillado de las facturas de servicios públicos de la Ciudad, haciéndolos más accesibles y evitando que los residentes tengan que tomar decisiones difíciles entre pagar los servicios públicos y otros bienes y servicios críticos. Se otorgará alivio de la deuda a los residentes que demuestren la capacidad de administrar las facturas de tasa reducida durante un año.

“El Programa de Alivio de Facturación de Servicios Públicos de Chicago representa nuestro último paso para brindar apoyo financiero a los residentes que han tenido problemas con sus facturas, obligándolos a elegir entre pagar su agua u otros elementos esenciales y en muchos casos sucumbir a una deuda debilitante”, dijo la Alcaldesa Lightfoot. “Ya no podemos permitirnos frenar su potencial o el nuestro. Gracias a este programa, las familias y comunidades de Chicago ahora tendrán un camino hacia el cumplimiento de los pagos, así como la oportunidad de condonación total de la deuda, ayudándonos a construir un Chicago que sea más equitativo, más inclusivo y más esperanzador para las generaciones venideras”.

El programa opera en asociación con CEDA del Condado de Cook, quien maneja el Programa de Asistencia de Energía para Hogares de Bajos Ingresos (LIHEAP). Aprovecha la experiencia y los conocimientos de los líderes de CEDA y utiliza su extensa red de organizaciones asociadas para llevar a cabo actividades de extensión e inscribir a los propietarios de viviendas. Los propietarios de viviendas unifamiliares y de dos pisos en Chicago deben ser elegibles por ingresos para LIHEAP para calificar para el programa de alivio de facturación de servicios públicos. Además, el participante debe ser el dueño de la propiedad, residir en la dirección y que su nombre aparezca en la factura como el cliente. Es importante destacar que el Programa de Alivio de Facturación de Servicios Públicos no requerirá documentación de residencia de acuerdo con la Ordenanza de Ciudades de Bienvenida y brinda a la población de bajos ingresos:

  • Una tasa reducida sobre el impuesto del agua y el alcantarillado;
  • No hay multas por pagos atrasados, ni actividad de cobro de deudas;
  • Condonación de deudas después de completar con éxito un año sin saldo vencido.

El monto de la deuda vinculada a la facturación de servicios públicos del agua ha visto un aumento de casi 300% desde 2011, con más de 330 millones de dólares de deuda total en la actualidad. Esta tendencia es paralela al reciente aumento en las tarifas del agua, que han aumentado en un 166% durante el mismo período para dar cuenta de las inversiones diferidas en infraestructura que promediaron más de 80 años. Con gran parte de la deuda concentrada en muchas comunidades del lado sur y oeste, el servicio de alivio de facturación de servicios públicos se centra en ayudar a estas comunidades.

Múltiples planes para los residentes

A fines de Abril, la Ciudad hizo un lanzamiento del programa UBR de Chicago, que se centró específicamente en los residentes que ya están inscriptos en el programa LIHEAP. En los últimos dos meses, la Ciudad ha inscripto a 3,315 residentes en el programa UBR después de enviar comunicaciones a casi 8,000 propietarios. Los habitantes de Chicago que ya están inscriptos en el programa son elegibles para tener $ 2.9 millones en deuda perdonada si continúan cumpliendo con los pagos para el próximo año calendario. Para ejecutar este exitoso lanzamiento, la Ciudad trabajó con CEDA para crear un centro de llamadas para atender a los residentes, enviar correos dirigidos a ellos e identificar organizaciones de admisión de socios para ayudar a los residentes con preguntas para inscribirse en el programa.

Con este programa, la Ciudad podrá concentrar sus esfuerzos de recolección en aquellos que más puedan pagarlo y los propietarios continuarán siendo responsables de pagar las facturas del agua. De acuerdo con otras iniciativas de multas y tarifas, para aquellos que no califican para la tarifa reducida, hay múltiples planes para que los residentes elijan entre un plan de 6, 12, 18, 24, 36 meses, accesible en línea. Cada vez que un residente se mantiene al día con los pagos, evita ser sometido a esfuerzos de cobro de deudas.

El lanzamiento de UBR se produce inmediatamente después de los esfuerzos de la alcaldesa Lightfoot para desmantelar el sistema regresivo de multas y tarifas de la Ciudad y las prácticas nocivas de aplicación que históricamente han afectado a las comunidades con desafíos financieros a niveles desproporcionados.

Se recomienda a quienes necesiten ayuda con deudas pendientes que visiten Chicago.gov/newstartchicago para obtener más información sobre planes de pago, calificaciones de dificultades y otras multas y tarifas relacionadas. Los residentes pueden inscribirse en línea para planes flexibles de pago de facturas de servicios públicos en Chicago.gov/finance y aquellos que buscan más información sobre UBR o inscribirse pueden visitar Chicago.gov/ubr.

Los comentarios están cerrados.