Crecen los casos de sarampión en el país

Los casos de sarampión en Estados Unidos registran un crecimiento en los últimos meses, a pesar de que la enfermedad se eliminó en el año 2000.

Desde el pasado 1º de enero hasta el 28 de marzo, se confirmaron 387 casos individuales de sarampión en 15 estados. Los estados que han reportado casos a los CDC son Arizona, California, Colorado, Connecticut, Georgia, Illinois, Kentucky, Michigan, Missouri, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Texas y Washington.

La mayoría de quienes contrajeron sarampión no estaban vacunados y la enfermedad se puede propagar si llega a una comunidad en la que haya grupos de personas que no han sido vacunadas.

Este es el segundo mayor número de casos notificados en Estados Unidos desde que el sarampión se declaró eliminado en el 2000. El mayor número de casos reportados desde la eliminación fue de 667 en 2014.

Cada año, viajeros no vacunados (que viven en Estados Unidos o en el extranjero) contraen el sarampión mientras están en otros países y traen la enfermedad a Estados Unidos. Así pueden propagar el sarampión a otras personas que no están protegidas contra la enfermedad, lo que a veces lleva a brotes. Esto puede ocurrir en comunidades con personas no vacunadas.

La mayoría de las personas en Estados Unidos está protegida contra el sarampión por medio de la vacunación. Por eso es que los casos de sarampión en Estados Unidos son poco comunes en comparación con el número de casos que había antes de que estuviera disponible la vacuna. Desde el 2000, cuando las autoridades de salud pública declararon que el sarampión había sido eliminado en Estados Unidos, la cifra anual de personas que reportaron tener la enfermedad varió desde un mínimo de 37 personas en el 2004 hasta un máximo de 667 personas en el 2014.

Los CDC señalan que el sarampión puede ser grave. Algunas personas piensan que el sarampión es simplemente un sarpullido y fiebre leves que desaparecen en unos pocos días, pero esta enfermedad puede causar complicaciones graves, especialmente en niños menores de 5 años. No hay forma de saber con anticipación la gravedad de los síntomas que presentará cada niño. Cerca de 1 de cada 4 personas que contraen el sarampión será hospitalizada. 1 de cada 1000 personas con sarampión presentará inflamación del cerebro, lo cual puede causar daño cerebral. 1 o 2 de cada 1000 personas con sarampión morirán, aun cuando reciban la mejor atención. Algunos de los síntomas más comunes del sarampión son: fiebre, sarpullido, moqueo y ojos enrojecidos

El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Es tan contagioso que si alguien tiene la enfermedad, 9 de cada 10 personas a su alrededor también se infectarán si no cuentan con protección. Se puede contraer el sarampión simplemente al estar en una habitación en la que haya estado alguien con esta enfermedad, incluso 2 horas después de que esa persona se haya ido del lugar. Una persona infectada puede contagiar el sarampión a los demás, aun antes de saber que tiene la enfermedad, desde cuatro días antes de que presente el sarpullido del sarampión hasta cuatro días después.

La mejor protección contra la enfermedad es la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR o triple vírica) ya que ofrece una protección duradera contra todas las cepas del sarampión.

Los comentarios están cerrados.