Detectan un virus mortal que inflama el cerebro y es transmitido por mosquitos

Las autoridades de salud de Florida advirtieron sobre la presencia de un virus transmitido por mosquitos que produce inflamación cerebral. 

Las autoridades de salud de Florida emitieron una advertencia después de que se detectó un virus transmitido por mosquitos que causa la inflamación del cerebro. El Departamento de Salud de Florida en el Condado de Orange (DOH-Orange) dijo que el riesgo de que los humanos se contagien con la enfermedad potencialmente mortal ha aumentado.

La advertencia surgió a raíz de que varios pollos centinelas dieron positivo por EEE, que puede propagarse a los humanos a través de mosquitos infectados y causar una infección cerebral e hinchazón. Los pollos centinelas son aves que se analizan regularmente para detectar el virus del Nilo Occidental y EEE. Su sangre puede mostrar la presencia de enfermedades, pero no sufren los efectos de los virus.

La Encefalitis Equina del Este es producida por el virus del mismo nombre, (EEEV, miembro del a Familia Togaviridae, Género Alphavirus) el cual fue aislado en 1933. Es una entidad zoonótica de origen viral, transmitida a los humanos por picadura de mosquitos infectados.

Su nombre se debe a que su principal zona de infección se suele situar en el extremo este de Estados Unidos. Más concretamente, en Florida. La gran acumulación de pantanos, estanque y humedales hace que sea un lugar de fácil infección, debido a que el mosquito que los transmite es el Culex Melanura, así como otros como el Culiseta o el Aedes, muy propio de marismas de madera dura y agua dulce, aunque también se ha llegado a extender en otros países del Caribe, así como Canadá y otras regiones de América del Sur.

El tiempo de incubación de la enfermedad es de 7 a 10 días y sus síntomas suelen presentarse de manera súbita y de severidad variable. El 94 % de los casos consiste en enfermedad febril indiferenciada (39 a 40 °C) que cede en 4 a 5 días. Puede estar acompañada cefalea frontal intensa seguida de postración, malestar general, debilidad, escalofrío, dolores óseos, mialgias (dolores musculares) y artralgias (dolor en las articulaciones), náuseas, vómitos, anorexia y diarrea.

Estos signos pueden progresar hacia un cuadro neurológico de encefalitis, delirio, coma, rigidez de la nuca, espasticidad de los músculos de las extremidades y alteración de reflejos.

La EEE tiene un alto porcentaje de letalidad y en pacientes que sobreviven hay una alta frecuencia de secuelas permanentes de tipo neurológico (especialmente en menores de 5 años) como retardo mental, convulsiones y parálisis, dado el daño cerebral severo.

Los comentarios están cerrados.