Disfrute del verano y protéjase del calor extremo

Entre junio y agosto, los meses más calientes del año, se registra un aumento en el número de muertes a consecuencia del aumento excesivo de la temperatura corporal, lo que se llama “golpes de calor”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que las muertes y las enfermedades relacionadas con el calor son prevenibles. A pesar de esto, dicen los CDC, en Estados Unidos mueren aproximadamente 618 personas a causa del calor extremo cada año, por lo que es importante mantenerse seguro durante las condiciones de calor extremo en el verano.

El calor extremo se define como temperaturas de verano mucho más altas o condiciones mucho más húmedas de las promedio. Debido a que algunos lugares son mucho más cálidos que otros, esta definición depende de lo que se considere promedio en un lugar y un momento del año determinado. Las condiciones muy húmedas pueden hacer que parezca que hace más calor de lo que hace en realidad.

Las enfermedades relacionadas con el calor, como el agotamiento por calor o el golpe de calor, suceden cuando el cuerpo no tiene la capacidad para enfriarse adecuadamente. Aunque el cuerpo normalmente se enfría mediante el sudor, cuando el calor es extremo, puede que no sea suficiente. En estos casos, la temperatura del cuerpo aumenta más rápido de lo que el cuerpo puede enfriarse. Esto puede causar daño al cerebro y a otros órganos vitales.

Algunos de los factores que, según los CDC, podrían aumentar el riesgo de tener una enfermedad relacionada con el calor incluyen:

  • Altos niveles de humedad
  • Obesidad
  • Fiebre
  • Deshidratación
  • Uso de medicamentos recetados
  • Enfermedad cardiaca
  • Enfermedad mental
  • Mala circulación
  • Quemadura solar
  • Consumo de alcohol

Las personas mayores, las muy jóvenes y aquellas con enfermedades mentales y enfermedades crónicas son las más susceptibles. Sin embargo, el calor puede afectar incluso a las personas jóvenes y sanas si realizan actividades físicas intensas cuando hace calor.

Las actividades que se hacen durante el verano, ya sea que se hagan en un campo deportivo o en una obra de construcción, deben equilibrarse con medidas que ayuden al cuerpo a enfriarse para prevenir las enfermedades relacionadas con el calor.

Consejos para prevenir las enfermedades relacionadas con el calor extremo

Manténgase fresco, use ropa adecuada: elija ropa liviana, de color claro y holgada. Permanezca en ambientes cerrados y frescos: quédese en lugares con aire acondicionado tanto como sea posible. Si su casa no tiene aire acondicionado, vaya a un centro de refresco, porque incluso unas pocas horas en un ambiente con aire acondicionado pueden ayudar a su cuerpo a mantenerse más fresco cuando vuelva al calor. Averigüe con su departamento de salud local si existen albergues de refugio para protegerse del calor en su área.

Recuerde: Los ventiladores eléctricos pueden proporcionar comodidad, pero cuando la temperatura llega casi a los 100 °F (cerca de los 35 °C), con los ventiladores no se podrán prevenir las enfermedades relacionadas con el calor. Una mejor manera para mantenerse fresco es ducharse o bañarse con agua fría o trasladarse a un lugar con aire acondicionado. Utilice menos la estufa y el horno para mantener más baja la temperatura de su casa.

Planifique cuidadosamente las actividades al aire libre: trate de limitar sus actividades a los momentos en los que está más fresco, como en la mañana o el atardecer. Descanse a la sombra con frecuencia de manera que su cuerpo tenga la oportunidad de recuperarse.

Vaya a su ritmo: No haga tanto ejercicio durante los momentos de calor excesivo. Si no está acostumbrado a trabajar o a hacer ejercicio en un ambiente caluroso, comience despacio y aumente el ritmo poco a poco. Si el esfuerzo en un ambiente caluroso acelera su ritmo cardiaco y le dificulta la respiración, DETENGA todas las actividades. Vaya a un área fresca, o al menos a la sombra, y descanse, en especial si sufre mareos, confusión, debilidad o pérdida del conocimiento.

Use filtro solar: Las quemaduras solares reducen la capacidad del cuerpo para enfriarse y pueden causar deshidratación. Si debe salir al aire libre, protéjase del sol mediante el uso de un sombrero de ala ancha y lentes de sol y aplíquese filtro solar con factor de protección (SPF) 15 o más alto 30 minutos antes de salir. Aplíquese nuevamente el filtro solar según las indicaciones del envase.

No deje a los niños o mascotas dentro de los automóviles: El interior de un automóvil puede alcanzar temperaturas peligrosas rápidamente, incluso si una ventana está un poco abierta. Si bien cualquier persona que permanezca en un automóvil estacionado está en riesgo, los niños corren un riesgo especial de sufrir un golpe de calor o de morir. Cuando viaje con niños, recuerde hacer lo siguiente:

  • Nunca deje a los bebés, los niños o las mascotas en un automóvil estacionado, aunque las ventanillas estén un poco abiertas.
  • Para recordar que hay un niño en el vehículo, mantenga un animal de peluche en el asiento de seguridad infantil. Cuando el niño esté en el asiento de seguridad, coloque el animal de peluche adelante con el conductor.
  • Cuando se baje del vehículo, verifique que todos los demás también estén afuera. No olvide a ningún niño que se haya quedado dormido en el vehículo.

Evite las comidas calientes y pesadas ya que le agregan calor a su cuerpo.

Manténgase hidratado: beba líquidos en abundancia: Beba más líquidos, independientemente de cuánta actividad física haga. No espere a tener sed para beber.

Advertencia: Si su médico le limita la cantidad de líquido que puede beber o le ha recetado diuréticos, pregúntele cuánto debería beber cuando hace calor.

No consuma bebidas muy azucaradas o alcohólicas. Estas bebidas en realidad le hacen perder más líquido a su cuerpo. Además, evite las bebidas muy frías porque pueden causar calambres estomacales.

Reponga sales y minerales: La transpiración intensa hace que el cuerpo pierda sales y minerales que deben ser repuestos. Las bebidas deportivas pueden reponer las sales y los minerales que pierde al sudar.

Si usted mantiene una dieta baja en sal o tiene diabetes, presión arterial alta u otras afecciones crónicas, hable con su médico antes de tomar bebidas deportivas o pastillas de sal.

Mantenga a sus mascotas hidratadas: Ofrezca a las mascotas suficiente agua fresca y deje el agua a la sombra.

Finalmente recuerde siempre que tomar precauciones es importante para prevenir males mayores y poder disfrutar como se debe la temporada estival que tiene un sinfín de actividades al aire libre.

Comments are closed.