El 17 de marzo se celebra el día de San Patricio: santo patrón de Irlanda

San Patricio fue un misionero cristiano y es conocido como el santo patrón de Irlanda, junto a santa Brígida y san Columba.

San Patricio fue un predicador y religioso de Britania, tradicionalmente considerado el introductor de la religión cristiana en Irlanda. El santoral católico celebra el día de su fallecimiento, el 17 de marzo.

Tradicionalmente, basado en historias inventadas siglos más tarde por los monjes cristianos, se le asocia con haber utilizado el shamrock (Trifolium dubium) de tres hojas, hoy símbolo oficial de Irlanda, como metáfora para explicar la Trinidad. Asimismo, se le atribuye la hazaña de haber librado la isla de serpientes y, aunque Irlanda es la única región de las islas británicas que no posee ofidios silvestres, esto se debe a su separación de Gran Bretaña poco después de finalizar la última glaciación.?

Tanto la fecha como el lugar de nacimiento de Patricio son difíciles de determinar. Según sus propios escritos nació en una pequeña villa cercana al vicus de Bannavem Taberniae.? Aunque era claramente un britano del norte, la localización exacta del lugar ha sido muy debatida. Probablemente se trate de una de las pequeñas poblaciones cercanas al muro de Adriano y una de las interpretaciones más verosímiles es que se trataría de una propiedad situada unos veinticuatro kilómetros hacia el interior desde Carlisle (Luguvalium) cerca del fuerte romano de Birdoswald.

Patricio era hijo de Calpurnius, un diácono cristiano que también era decurión,? un alto cargo civil, además de poseer tierras y disponer de servicio. Su abuelo, Potitus, también era religioso y es presentado como presbítero. Fuentes posteriores informan que su madre se llamaba Concessa y que Patricio podría tener también nombres de raíz británica: Magonus o Succetus.?

Su llegada y huida de Irlanda

Se afirma que fue alrededor del año 403, a la edad de 16 años, que cayó prisionero de piratas junto con otros jóvenes para ser vendido como esclavo a un pagano del norte de Irlanda llamado Milcho. Lo sirvió cuidando ovejas. Trató de huir varias veces sin éxito.

Estuvo cautivo seis años, tiempo en el que dispuso de un maestro y muy probablemente aprendió a hablar irlandés ?hasta que, según su relato, un sueño le anunció que su libertad estaba próxima y un barco le estaba esperando, por lo que decidió escapar y caminó unas doscientas millas (unos trescientos kilómetros). Encontró el barco, pero el capitán se negaba a transportarlo. Sus reiteradas peticiones para que le dejasen viajar fueron siempre rechazadas hasta que, al fin, el capitán accedió a llevarlo hasta Francia. La travesía fue aventurada y peligrosa. Después de tres días de tormenta en el mar, tocaron tierra en un lugar deshabitado de la costa, caminaron un mes sin encontrar a nadie y hasta las provisiones se agotaron.

Finalmente llegaron a lugar habitado y así Patricio quedó a salvo a la edad de veintidós o veintitrés años y volvió a su casa. Con el tiempo, durante las vigilias de Patricio en los campos, se reanudaron las visiones y, a menudo, oía “las voces de los que moran más allá del bosque Foclut, más allá del mar del oeste y así gritaban todas al mismo tiempo, como si salieran de una sola boca, estas palabras: ‘Clamamos a ti, oh joven lleno de virtudes, para que vengas entre nosotros nuevamente”.

Su regreso

Los primeros biógrafos del santo dicen que Patricio pasó varios años en Francia antes de realizar su trabajo de evangelización en Irlanda. Existen pruebas firmes de que pasó unos tres años en la isla de Lérins, frente a Canes y después se radicó en Auxerre durante quince años más. También hay sólidas evidencias de que tenía buenas relaciones personales con el obispo San Germán de Auxerre. Durante este tiempo le ordenaron sacerdote.

Algunos historiadores sostienen, que en esa época hizo un viaje a Roma y que, el Papa Celestino I fue quien le envió a Irlanda con una misión especial, ya que su primer enviado Paladio nunca logró cumplir, porque a los doce meses de haber partido murió en el norte de Britania. Para realizar esa misión encomendada por el Pontífice, San Germán de Auxerre consagró obispo a Patricio.

Patricio se acabó convirtiendo en predicador del Evangelio en Irlanda, isla que en esos tiempos se encontraba dividida en numerosos clanes sometidos a la poderosa autoridad de los druidas. Se adaptó muy bien a las condiciones sociales del lugar, formando un clero local y varias comunidades cristianas, respetando las tradiciones y costumbres propias de sus habitantes. Se le conoce como el Apóstol de Irlanda, donde murió hacia el año 461 de vejez.

Su fiesta: el Día de San Patricio, se celebra el 17 de marzo y tiene mucho arraigo en Irlanda, de donde es patrón y es una fiesta nacional. También es una fiesta por costumbre y no oficial en Irlanda del Norte y se celebra a nivel mundial vistiéndose las personas y las ciudades de verde y asistiendo a diversos desfiles.

Comments are closed.