El verbo de los padres es predica de los hijos

Muchos decimos que la vida no es fácil o ¿usted que cree? ¿Verdad que si es fácil? esto es como aquello que dice que en la vida nada es verdad ni es mentira, todo es según del color del cristal con que se mira, entonces preocupémonos por lo que miren o vean nuestros hijos en nosotros, porque el ejemplo va a ser parte importante de sus vidas para la felicidad, el triunfo o lo contrario…

El niño comienza a formar su personalidad  desde el segundo año de vida hasta los siete, ese tiempo el niño lo usa como para hacer una investigación y todo lo que ve, oye, siente, capta y muchas cosas más, quedan grabadas para siempre en su psiquis, en sus sentidos y en su formación integral. Todo eso queda grabado con la tinta indeleble de la inocencia y de la confianza depositada en sus primeros maestros o instructores que son ustedes sus padres…

Hay padres que cometen  muchos  errores, con sus métodos y sistemas de educar a sus hijos pequeños como aquello de meterles miedo, como la mano peluda, el viejo con barbas y uñas largas, el cuco, el duende,  la bruja, el diablo y cuantas cosas o tonterías más que le enfrentan al inocente niño en sus primeros años de vida.

Triste la historia si nos diésemos cuenta de que todo esto origina un trauma en la psiquis del niño, un daño para toda su vida, que le va a ocasionar  trastornos sicológicos, nerviosos, anímicos, mentales  y todo esto gracias a la ignorancia de los padres de familia que así proceden.

En los primeros años, cuando el niño está formando su personalidad no le debemos decir mentiras porque él cree en lo que sus padres le dicen, esto es como si fuera una escritura… tanto que cuando alguien le dice  algo contrario a lo que ha escuchado de sus padres, el niño con seguridad sostiene que eso no es así, porque mi papá me ha enseñado que es de esta otra manera… Para el niño no hay mas mundo que sus padres y por eso tiene toda la confianza en las enseñanzas que de ellos recibe. Así que los padres deben decirle al hijo siempre la verdad, cueste lo que cueste y así el hijo tendrá confianza y seguridad en todo lo que le enseñen sus padres.

El verbo de los padres  es otra cosa que el hijo observa y examina detenidamente, cada palabra o términos utilizados por los padres, el hijo sigue al pie da la letra el ejemplo y aprende exactamente lo que oye, habla lo que oye  y su apoyo o su respaldo de lo que habla está en la enseñanza que ha recibido de sus padres… Por eso hay mucho por hacer  y por decir, pero los padres de familia se pueden ver o mirar de cuerpo entero en el espejo de sus hijos,  porque el hijo hace lo que ve, devela lo que aprende  y habla lo que oye de sus Padres…

 

Los comentarios están cerrados.