En Chicago Anuncian plan para expandir el rastreo de contactos para los casos de COVID-19 a nivel comunitario

Al menos 600 residentes de Chicago serán contratados como rastreadores de contacto directamente de comunidades de alta dificultad económica.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, junto con el Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH), anunció esta semana un plan para expandir el rastreo de contactos para casos de COVID-19 a nivel comunitario. Desde el comienzo de la pandemia, CDPH ha estado trabajando para desarrollar las bases para una operación de localización de contactos centrada en la comunidad y en toda la ciudad.

Esta operación incluye una Solicitud de Propuestas (RFP), en la cual la Ciudad ha asignado 56 millones de dólares en fondos de ayuda COVID-19 del CDC y el Departamento de Salud Pública de Illinois para organizaciones comunitarias en áreas de alta dificultad económica, para capacitar y certificar a una fuerza laboral de 600 personas para apoyar el rastreo de contactos.

“Esta nueva y emocionante Solicitud de Propuesta representa un beneficio mutuo para nuestra ciudad al detener la propagación de COVID-19 entre nuestras comunidades más afectadas y al abordar las desigualdades de salud subyacentes que estas mismas comunidades han enfrentado durante generaciones”, dijo la alcaldesa Lightfoot. “Gracias a nuestras alianzas comunitarias cercanas, nuestro trabajo para expandir nuestra fuerza laboral de búsqueda de contactos también empoderará a estas mismas personas para aplicar sus nuevas habilidades hacia oportunidades de carrera a largo plazo en nuestra economía de la salud y fortalecer la capacidad de convertirnos en la ciudad inclusiva y equitativa que todos sabemos que podemos ser”, añadió.

Los 56 millones de dólares del RFP publicado esta semana, busca organizaciones para la coordinación del seguimiento de contactos y los esfuerzos de referencia de recursos en toda la ciudad. La Solicitud de Propuesta (RFP) exige que la agencia principal deba sub-otorgar el 85% de los fondos de rastreo de contactos a, al menos, 30 organizaciones vecinales ubicadas dentro de las comunidades de altas dificultades económicas o que presten servicio principalmente a los residentes de las comunidades de alta dificultad económica. Muchas de estas mismas comunidades han sido las más afectadas por el COVID-19. Estas organizaciones con base en el vecindario son responsables de reclutar, contratar y apoyar a una fuerza laboral de 600 rastreadores de contactos, supervisores y coordinadores de referencia, para apoyar una operación que tiene la capacidad de rastrear 4,500 nuevos contactos por día.

Ganar y aprender

Los empleados contratados a través de este sistema recibirán el apoyo de un programa “Ganar y Aprender” que los ayude a obtener educación superior y credencialización, lo que les dará a los rastreadores de contactos la capacidad de buscar trabajos estables, de ingresos medios, que puedan sustentar sus medios de vida más allá del apogeo de la pandemia. Los rastreadores de contacto ganarán $ 20 por hora y los supervisores ganarán $ 24 por hora. CDPH requerirá que los solicitantes cumplan con estos requisitos de salario mínimo y beneficios de salud completos. Las organizaciones que no puedan cumplir con estos criterios podrán presentar una declaración por escrito para proporcionar una explicación.

Junto con un mayor acceso a las pruebas, el rastreo de contactos es una herramienta importante para ayudar a controlar la propagación de la enfermedad. El rastreo de contactos es un proceso de varios pasos para identificar y contactar a cualquier persona que haya estado en contacto cercano y prolongado con una persona diagnosticada con COVID-19. El proceso comienza entrevistando a personas que dieron positivo de COVID-19, para crear una lista con aquellas que han estado en contacto durante su período infeccioso. Una vez que se han identificado los contactos, los rastreadores se comunican con estas personas para proporcionarles orientación sobre los pasos apropiados que pueden tomar para proteger al público como, por ejemplo, la auto-cuarentena. Los funcionarios de salud pública se mantendrán en contacto con estas personas, principalmente a través de medios electrónicos (servicios de texto o informes en una plataforma web/móvil), para rastrear la progresión de cualquier síntoma a lo largo del curso de una enfermedad. La Ciudad continuará conectando a las personas con los servicios necesarios que deben poner en cuarentena, como resultado de ser identificados a través del rastreo de contactos.

Desde los primeros días de la pandemia de COVID-19, CDPH ha llevado a cabo investigaciones de casos y rastreo de contactos, principalmente entre personas diagnosticadas en entornos congregados y entre los trabajadores de la salud. Los esfuerzos de rastreo de contactos se centraron originalmente en entornos concentrados, ya que las personas que viven en tales lugares están en un riesgo particularmente alto porque el COVID-19 se propaga rápidamente entre los contactos cercanos. La Ciudad ha estado trabajando junto con proveedores médicos, operadores de refugios, centros académicos y organizaciones de defensa, para prevenir la transmisión de COVID-19 entre las poblaciones congregadas de Chicago, utilizando datos para guiar la respuesta. CDPH aplicará, ahora, la estrategia de seguimiento de contactos y las tácticas que se utilizaron con éxito en entornos congregados, en entornos comunitarios.

Para conocer más información puede visitar la página web: www.chicago.gov.

Comments are closed.