Estados Unidos extiende TPS a El Salvador

Estados Unidos anunció esta semana que extendió por un año el TPS a los salvadoreños.

Estados Unidos anunció esta semana que extendió por un año el Estatus de Protección Temporal (TPS) para casi 200,000 salvadoreños que usufructúan dicho beneficio migratorio. El TPS es un programa creado en 1990 con el que Estados Unidos concede permisos de forma extraordinaria a los ciudadanos de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales. El TPS ha otorgado permiso de trabajo y exención de deportación a 262,528 inmigrantes salvadoreños, algunos de los cuales han logrado legalizarse permanentemente o se les ha revocado el permiso, según datos actualizados del Instituto de Política Migratoria.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele confirmó que Estados Unidos acordó prorrogar el permiso de trabajo y residencia a los salvadoreños amparados en el Estatus de Protección Temporal (TPS). De acuerdo con el mandatario, el acuerdo protege en dos vías a los salvadoreños que residen en Estados Unidos. “Es una doble noticia positiva porque habrá un año más solo para los salvadoreños, esto nos permite lograr soluciones definitivas para trabajar bien en estos dos años que se tendrán de TPS y de lograr soluciones desde el Congreso de Estados Unidos”, afirmó Bukele destacando que el beneficio obtenido con la prórroga del programa beneficia a cerca de un millón de salvadoreños al incluir a los hijos de los beneficiados con TPS, así como, a los salvadoreños que reciben remesas desde Estados Unidos.

“Hablar de TPS también implica un beneficio a sus hijos, sus familias y los receptores de remesas, si lo vemos de forma integral es un impacto positivo sobre casi un millón de salvadoreños porque incide en la economía nacional”, expresó el presidente de El Salvador.

Horas después, el director de la Oficina de Naturalizaciones, Ken Cuccinelli, publicó en Twitter que Washington se comprometió a extender la validez del permiso de trabajo, aclarando que no se trata de prorrogar por un año la protección temporal conocida como TPS, como había anunciado erróneamente horas antes el presidente Bukele.

El Salvador recientemente llegó a un acuerdo con Estados Unidos para limitar la migración indocumentada. El gobierno salvadoreño ha expresado además su preocupación por la posibilidad de tener que absorber a miles de connacionales si pierden bruscamente la protección del TPS. Dice el gobierno que los repatriados frecuentemente son discriminados en El Salvador, porque la gente asume que hicieron algo incorrecto que los obligó a regresar y suelen tener dificultades para obtener empleo y restablecerse.

Estados Unidos inicialmente otorgó el TPS a los salvadoreños que huyeron de su país tras los terremotos de 2001. Los inmigrantes de El Salvador son un gran porcentaje (60%) de los más de 436,000 favorecidos con este tipo de amparos en Estados Unidos. Les siguen Honduras (86,031), Haití (58,557), Nepal (14,791) y Siria (6,916). Según informes, los inmigrantes salvadoreños amparados con el TPS tienen 192,700 hijos nacidos en Estados Unidos.

Comments are closed.