Evaluación del clima para Estados Unidos Estudio advierte que podría haber peores desastres naturales

El informe encuentra que el cambio climático está afectando el medio ambiente natural, la agricultura, la producción y el uso de energía, los recursos de tierra y agua, el transporte y la salud y el bienestar humanos en Estados Unidos.

El reporte, que se realiza periódicamente, detalla cómo el calentamiento global está afectando cada región de Estados Unidos y el impacto que está teniendo en los diferentes sectores de la economía, incluyendo la agricultura y la energía.

Según el informe el cambio climático está transformando dónde y cómo vivimos y representa crecientes desafíos a la salud humana y a la calidad de vida, la economía y los sistemas naturales que nos sustentan. Esto incluye que el agravamiento de la contaminación atmosférica provoque problemas cardiacos y pulmonares, el aumento de enfermedades transmisibles por insectos, el posible incremento de muertes durante olas de calor y alergias mucho más severas.

El estudio explica además que, según proyecciones, las pérdidas anuales en algunos sectores económicos alcanzarán cientos de miles de millones de dólares para finales de siglo: más del doble del producto interno bruto (PIB) de muchos estados de la nación.

Para el año 2100 Estados Unidos podría perder el 10% de su Producto Interno Bruto (PIB) como consecuencia de los efectos del cambio climático en distintos sectores, advirtió la Evaluación Nacional del Clima.

En la descripción sobre el impacto de este fenómeno se calcula que el país registrará pérdidas que representarían el doble de lo registrado durante la Gran Depresión, en los años previos a la Segunda Guerra Mundial y que tuvo efectos devastadores en la mayoría de los países ricos.

El cambio en el clima costará además a los pescadores casi 230 millones de dólares, como consecuencia de la acidificación de los océanos a lo largo del país.

La temperatura en los estados continentales de Estados Unidos ha aumentado un grado centígrado (1,8 grados Fahrenheit) desde 1900 y 0,6 grados centígrados (1,2 grados F) en las últimas décadas, según el informe. El reporte advierte también que para el final del siglo, el país tendrá temperaturas promedio de entre 1,6 y 6,6 grados Celsius (3 y 12° Fahrenheit) más elevadas, dependiendo del volumen de los gases de efecto invernadero que se lancen a la atmósfera.

Las comunidades, los gobiernos y las empresas están trabajando para reducir los riesgos y los costos asociados con el cambio climático al tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero e implementar estrategias de adaptación. Si bien los esfuerzos de mitigación y adaptación se han expandido sustancialmente en los últimos cuatro años, aún no se acercan a la escala que se considera necesaria para evitar daños sustanciales a la economía, el medio ambiente y la salud humana en las próximas décadas. El informe concluye diciendo que los riesgos futuros del cambio climático dependen principalmente de las decisiones que se tomen hoy.

 

Los comentarios están cerrados.