Gobierno ordenó el despliegue de más agentes en la frontera Sur

El gobierno dijo esta semana que acelerará el despliegue de cientos de agentes en la frontera sur y ampliará la política de retorno a México de migrantes que buscan asilo.

El tema de inmigración volvió a ser noticia importante esta semana, cuando la Secretaria de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, pidió que se desplacen más efectivos a la frontera Sur y que se incremente el número de migrantes devueltos a México.

En una circular enviada al comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Kevin McAleenan, Nielsen solicitó que lleve a cabo una reasignación temporal de personal y recursos para afrontar el flujo de migrantes, según un comunicado del DHS.

Nielsen explicó que las reubicaciones son necesarias para lidiar con la masiva llegada de migrantes, que está agotando los recursos de las agencias de inmigración en la frontera. El gobierno también está intensificando sus esfuerzos para devolver a los solicitantes de asilo a México y para ampliar el programa a otras zonas fronterizas.

“La crisis en nuestra frontera está empeorando y el Departamento de Seguridad Nacional hará todo lo que esté a su alcance para ponerle fin”, afirmó en el comunicado Nielsen. “No nos quedaremos de brazos cruzados mientras el Congreso no actúe, por lo que todas las opciones están sobre la mesa. Inmediatamente redistribuiremos a cientos de personal de CBP en la frontera para responder a esta emergencia. Y exigiremos que aquellos que buscan ingresar a Estados Unidos esperen en México hasta que un tribunal de inmigración revise sus reclamos”, añadió.

La Secretaria de Seguridad Nacional ordenó al Comisionado McAleenan que emprenda operaciones de emergencia y “aumente inmediatamente su reasignación temporal de personal y recursos de toda la agencia para abordar la afluencia de migrantes”. De acuerdo con la directiva, la Oficina de Operaciones de Campo de CBP acelerará su reasignación planificada de hasta 750 oficiales a los sectores de la Patrulla Fronteriza. Además, habilitó la expansión de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), una iniciativa del DHS para devolver a los extranjeros a México para que esperen durante el proceso de inmigración hacia EEUU. Asimismo, ordenó “devolver cientos de migrantes adicionales por día por encima de las tasas actuales a México, de conformidad con la ley de Estados Unidos y las obligaciones humanitarias”.

Además Estados Unidos inició el proceso para cortar la ayuda financiera a Guatemala, Honduras y El Salvador, por la falta de interés de estos países por controlar la salida de migrantes hacia el norte.

“A pedido del Secretario de Estado estamos implementando la directiva del presidente de poner fin a los programas de asistencia extranjera para el Triángulo Norte para los ejercicios presupuestarios 2017 y 2018”, señaló un portavoz del Departamento de Estado.

El “Triángulo Norte” incluye a El Salvador, Guatemala y Honduras, de los que provienen decenas de miles de migrantes que han intentado llegar a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia en sus países.

Los comentarios están cerrados.