Indigente prefirió esconderse para evitar las selfies

Shen Wei, un indigente que solía vivir tranquilo en las calles de Shanghái, China y que saltó involuntariamente a la fama por sus conocimientos sobre literatura y filosofía clásicas, tuvo que terminar yéndose de su lugar habitual por la presión de los usuarios de las redes sociales.

El “gran maestro vagabundo de Shanghái”, como lo bautizaron las redes sociales por sus vastos conocimientos sobre filosofía griega y literatura china, entre muchos otros temas, vivía en un portal de una modesta calle de Shanghái pero ya no tenía ni un segundo de tranquilidad, dado que hasta ahí comenzaron a llegar miles de personas curiosas para tomarse un selfie con él.

Shen Wei atrajo tanta gente hasta su portal que hasta la policía tuvo que intervenir, más de una vez, para que pudiera tomarse un respiro en la calle. Todos querían una foto con la singular estrella de ropa raída, barba rala y melena tupida, que la plataforma de videos cortos Douyin.com promovía en una serie de clips desde principios de año.

Cuando los seguidores de las redes comenzaron a ver a Shen Wei hablando tan elocuentemente sobre Aristóteles o Confucio, las filas ante su portal no se hicieron esperar. Sin embargo, para el “gran maestro vagabundo de Shanghái” fue demasiada la presión y desde finales de marzo no lo han vuelto a ver por esos lares.

A pesar de que, en forma inmediata se empezaron a tejer miles de historias falsas alrededor del hombre y diversas conjeturas sobre su persona, en realidad Shen Wei ha vivido en Shanghái toda su vida. Sobrevive reciclando basura, a pesar de que tuvo un trabajo como funcionario, pero lo abandonó por enfermedad. El “gran maestro vagabundo de Shanghái” contó sobre sí mismo que nunca tuvo dinero para comprar libros, que empezó a buscar entre la basura y a vender lo que pudiera servir aún. De eso ha vivido desde que dejó de ser funcionario del gobierno y señaló asimismo que su refugio ha sido la lectura.

Los comentarios están cerrados.