Instala ACNUR unidades de vivienda en albergues y centros de salud en norte y sur de México

ACNUR está instalando unidades de vivienda para refugiados (RHU) en distintos albergues, centros de salud, hospitales y clínicas del sur y norte del país.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está instalando 48 unidades de vivienda para refugiados (RHU) en distintos albergues, centros de salud, hospitales y clínicas del sur y norte del país que servirán como alojamiento adicional o módulos de atención médica.

Estas unidades cuentan con paneles para hacer dormitorios, una puerta con llave y una lámpara LED que proporciona más de seis horas de luz. Las RHU han sido diseñadas a través de una colaboración entre ACNUR, la empresa social Better Shelter y la Fundación IKEA con el objetivo de servir como albergues autónomos, sostenibles y duraderos.

Hasta el momento estas unidades han sido utilizadas en campamentos de refugiados en distintas partes del mundo, donde existe la necesidad urgente de proporcionar alojamiento seguro y duradero a familias refugiadas a fin de protegerse del clima cambiante y de la mala salud.

No obstante, debido a la pandemia generada por el COVID-19, ACNUR en México ha notado diferentes necesidades no solo para alojar a las personas refugiadas y solicitantes de asilo, pues muchos albergues cerraron sus puertas a nuevos ingresos, sino también para los hospitales, clínicas y centros de salud que atienden a pacientes con coronavirus.

Por lo tanto, el equipo de ACNUR en México vio una oportunidad con estas unidades de ofrecer espacios de alojamiento adicional en diferentes albergues del norte y sur del país, así como de módulos adicionales en hospitales, clínicas y centros de salud que atienden pacientes con COVID-19. En algunos casos, las autoridades sanitarias las usan como consultorios adicionales o para realizar muestras rápidas, diagnósticos epidemiológicos o como área de triage.

Estas unidades ya han sido instaladas en hospitales, centros de salud y clínicas COVID de Palenque, Tapachula, Huixtla, Ciudad Hidalgo y Escuintla, Chiapas y Tenosique, Tabasco; así como en los albergues Ranzahuer en Oluta, Veracruz y Hermanos en el Camino en Ixtepec, Oaxaca.

Las unidades serán también instaladas en diferentes centros de salud de Matamoros, Tamaulipas, así como en casas del migrante y albergues de Reynosa, Tamaulipas y Tijuana, Baja California; y en el Centro Comunitario Las Granjas en Ciudad Acuña, Coahuila.

“Estas unidades se usan en todas partes del mundo. En México se están usando dentro de la respuesta ante la pandemia por COVID-19 para incrementar espacios de aislamiento y la capacidad de los centros de salud para atender a los pacientes. En albergues también servirán para ampliar los espacios de alojamiento”, explicó Phoebe Goodwin, oficial encargada de albergues.

“Estas cuatro estructuras que nos ha donado ACNUR servirán para otorgar muestras de probables pacientes sospechosos de COVID. Al mismo tiempo se puede hacer estudios epidemiológicos de los mismos y otra servirá para pruebas rápidas del personal de salud para garantizar que ellos no están enfermos y pueden seguir atendiendo a los pacientes. La cuarta unidad es para albergar a las brigadas de INSABI que hacen el seguimiento domiciliario de estos pacientes”, afirmó finalmente David Bernal Avalos, jefe de la Jurisdicción Sanitaria de Tenosique, Tabasco.

Los comentarios están cerrados.