La Corte Suprema avaló decisión de negar la residencia a migrantes que necesiten ayuda social

La Corte Suprema permitió esta semana que el gobierno implemente una política que vincula el uso de asistencia pública con los méritos para que un inmigrante pueda recibir la residencia permanente.

La Corte Suprema levantó esta semana un bloqueo judicial que impedía la aplicación de un reglamento impulsado por el gobierno del Presidente Donald Trump que prohíbe que los inmigrantes que reciban ayudas sociales opten por la residencia permanente.

Los nueve jueces que componen la más alta jurisdicción estadounidense votaron divididos 5 contra 4 la petición de la administración de levantar un bloqueo establecido por un tribunal de menor rango para frenar la aplicación de la norma.

El gobierno del Presidente Donald Trump había anunciado, meses atrás, una medida para restringir la inmigración legal pudiendo negar la residencia a muchos inmigrantes que hagan uso del programa de asistencia médica Medicaid, reciban cupones de alimentos, subsidios para la vivienda u otras prestaciones sociales.

Las leyes federales estipulan que las personas que busquen legalizar su estatus deben demostrar que no serán “una carga” para el gobierno, pero las nuevas reglas agregan muchos más programas que serían elementos descalificatorios para los solicitantes de la residencia.

Con la decisión de esta semana la Corte Suprema permitió al gobierno aplicar esta política en todos los estados salvo en Illinois debido a un recurso judicial aún pendiente, según indicó el tribunal.

Aproximadamente 544,000 personas solicitan permisos de residencia al año y, según el gobierno, 382,000 estarían encasilladas en categorías sujetas a las nuevas revisiones.

Los inmigrantes representan una pequeña parte de quienes reciben asistencia pública, ya que muchos son inelegibles para recibirlos por su estatus inmigratorio. El gobierno del Presidente Trump, que impulsa una política migratoria restrictiva dijo al anunciar el reglamento, en agosto de 2019, que para proteger los beneficios de los estadounidenses, los inmigrantes deben ser financieramente autosuficientes. El Presidente Trump trata de que Estados Unidos tenga un sistema migratorio basado en las aptitudes en lugar de que esté establecido en la reunificación de familias.

Bajo las nuevas reglas, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) sopesará si los solicitantes han recibido ayuda pública junto con otros factores como la educación, salario y salud, para determinar si se les otorga un estatus legal.

Esta semana, además, el Subsecretario interino de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli, afirmó que México, Honduras, Guatemala y El Salvador han mejorado su cooperación con Estados Unidos para contener el flujo de migrantes y la situación en la frontera sur ha mejorado enormemente en el último año. “La Administración Trump ha logrado progresos en materia de inmigración”, dijo Cuccinelli, quien destacó que el presidente Donald Trump ha usado y usa todas las herramientas a su disposición para lidiar con la crisis de seguridad en la frontera sur.

Los comentarios están cerrados.