La pandemia de COVID-19 provoca un aumento del hambre en América Latina

La propagación del coronavirus se ha sumado a otros problemas endémicos de la región, como la desigualdad y la vulnerabilidad frente a fenómenos naturales, incrementando el hambre y la inseguridad alimentaria.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió que el hambre y la inseguridad alimentaria van en aumento en América Latina, creando un ambiente propicio para los conflictos y la emigración de su población más vulnerable a menos que se tomen provisiones urgentes.

Los países latinoamericanos tienen problemas de larga data como la falta de seguridad alimentaria ya existente en ciertas regiones, la fragilidad de las economías, la desigualdad profunda y la implacable temporada de huracanes que cada año azota a varias naciones.

A estos flagelos se ha sumado la llegada del coronavirus, que se ha propagado convirtiendo a la región en la más impactada del mundo hasta el momento por el COVID-19, con más de una cuarta parte de los casos registrados a nivel mundial.

“La pandemia de COVID-19 ha sido devastadora en América Latina, donde ya se concentraban las nubes de una tormenta económica. Las familias pasan dificultades para comprar productos básicos como comida y medicinas mientras que sus medios de vida se destruyen y el desempleo afecta ya a 44 millones de personas. Es una combinación fatal”, dijo el director ejecutivo del PMA David Beasley.

Actuar con celeridad e inteligencia

David Beasley expuso a líderes de la región la necesidad de actuar de forma orquestada e inmediata para frenar el avance del hambre y la inseguridad alimentaria en sus países. “Tenemos que actuar ahora y debemos ser inteligentes. No se puede atender sólo el COVID-19 o sólo el hambre. Se deben abordar juntos. Si lo hacemos bien, podemos salvar vidas. Si no lo hacemos bien, la gente morirá”, aseveró.

El PMA estimó que América latina y el Caribe verán un aumento del 269% en el número de personas en situación de inseguridad alimentaria grave durante los próximos meses, es decir, que 16 millones de personas en la región no tendrán la certeza de comer al día siguiente. En 2019, esa cantidad llegaba a 4,3 millones.

La agencia manifestó especial preocupación por la población vulnerable en Haití y en los países del corredor seco de Centroamérica, así como por venezolanos que han migrado a Colombia, Ecuador y Perú.

Asistencia en la región

Para asistir a los países de la región, el PMA está suministrando los almuerzos que solía repartir en las escuelas para que los niños se los lleven a sus casas y distribuye cupones para comprar comida en las tiendas locales. Asimismo, apoya a los gobiernos en la expansión y fortalecimiento de sus programas nacionales de asistencia y protección.

Desde su centro de acopio y distribución de Panamá, el PMA ayuda con la logística para la respuesta al COVID-19, transportando cargamentos humanitarios y de salud a los puntos más golpeados por la pandemia en la región.

Los comentarios están cerrados.