Los hispanos son más propensos a ver el coronavirus como una amenaza importante para la salud y las finanzas.

Según un estudio del Centro de Investigación Pew los hispanos están más preocupados que otras comunidades en general por la amenaza que representa la pandemia de COVID-19.

Según el análisis del Centro Pew los hispanos están más preocupados que otras comunidades en general por la amenaza que representa la pandemia de COVID-19 para la salud de la población, su situación financiera y la vida cotidiana de su comunidad local, según una encuesta realizada.

La propagación del coronavirus tiene el potencial de golpear a muchos de los casi 60 millones de latinos de la nación. Aunque la tasa de desempleo de los latinos se redujo a fines de 2019 a un nivel casi récord, muchos trabajan en empresas de esparcimiento, ocio y hospitalidad y otras industrias de servicios y es menos probable que tengan un seguro de salud. La gran recesión golpeó especialmente a los latinos hace más de una década y algunos trabajadores habían visto recientemente que sus ingresos personales medios se habían recuperado y superado los niveles anteriores a la recesión.

Según la encuesta de Pew, grandes mayorías de hispanos y el público en general (ambos 70%) dicen que la pandemia de coronavirus representa una gran amenaza para la economía de Estados Unidos. Pero en otras cuestiones, las preocupaciones de los latinos son más pronunciadas que las del público en general. Alrededor de dos tercios (65%) de los adultos hispanos dicen que el brote de coronavirus es una amenaza importante para la salud de la población estadounidense en general, en comparación con aproximadamente la mitad (47%) del público en general. Más hispanos que estadounidenses en general dicen que el brote es una amenaza importante para su situación financiera personal (50% frente a 34%), la vida cotidiana en su comunidad local (49% frente a 36%) y su salud personal (39 % vs. 27%).

La encuesta se realizó del 10 al 16 de marzo y también encontró que los hispanos podrían ser financieramente más vulnerables que otras comunidades del país si el coronavirus los obliga a dejar de funcionar. Alrededor de dos tercios de los adultos hispanos empleados (66%) dijeron que no se les pagaría si el coronavirus les hiciera perder el trabajo durante dos semanas o más, incluyendo aproximadamente la mitad (47%) que dicen que sería difícil cubrir los gastos durante ese tiempo. En comparación, el 54% de los adultos estadounidenses empleados en general dicen que no se les pagaría si se perdieran dos semanas de trabajo o más, incluido el 33% que dice que sería difícil cubrir los gastos.

Las diferencias entre los hispanos y otras comunidades sobre cómo ven el brote de COVID-19 son más amplias entre los Republicanos que los Demócratas. Alrededor de seis de cada diez Republicanos e Independientes de tendencia Republicana hispanos (62%) dicen que el brote de coronavirus es una gran amenaza para la salud de la población, en comparación con el 33% de los Republicanos y los Independientes de tendencia Republicana en general. También existen diferencias significativas entre los Republicanos hispanos y los Republicanos en general sobre si ven el brote como una amenaza importante para su situación financiera personal (42% frente a 29%) y la vida cotidiana en su comunidad (43% frente a 26%)

A su vez los Demócratas hispanos y los demócratas en general tienen opiniones más similares sobre la amenaza que representa COVID-19. Aun así, más Demócratas hispanos que Demócratas en general dicen que el coronavirus representa una gran amenaza para la salud de la población estadounidense, su situación financiera personal, la vida cotidiana en su comunidad y su salud personal. La brecha es más amplia en finanzas personales: el 54% de los Demócratas hispanos dice que el brote representa una gran amenaza en este frente, en comparación con el 38% de los Demócratas en general.

Los comentarios están cerrados.