Más de un centenar de niños han muerto por influenza en lo que va de la temporada

En lo que va de la temporada, 105 niños han muerto a causa de influenza, según datos publicados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

De las 105 muertes pediátricas asociadas a la influenza que ocurrieron durante la temporada 2019-2020 y que se reportaron a los CDC: 72 muertes estuvieron asociadas al virus de influenza B y 12 tenían un linaje determinado, todos eran virus B/Victoria. Además, 33 muertes estuvieron asociadas al virus de influenza A y 20 fueron subtipificados ya que 19 eran virus A(H1N1)pdm09 y uno, virus A(H3). Los CDC dijeron que consideran que la vacuna contra la influenza actual es una protección sustancial para niños de 6 meses a 17 años.

En cuanto a las hospitalizaciones asociadas a la influenza se ha publicado que, entre el 1º de octubre del 2019 al 15 de febrero del 2020, se han reportado un total de 13,775 hospitalizaciones por gripe. De ellas, 9,168 (66,6 %) casos estuvieron asociados al virus de influenza A, 4,529 (32,9 %) al virus de influenza B, 42 (0,3 %) al virus de influenza A y a una infección por los virus de influenza A y B y 36 (0,3 %) a un tipo de virus de influenza no determinado.  Entre aquellos que tenían infección por el subtipo de influenza A, 2,385 (93,3 %) tenían el virus A(H1N1)pdm09 y 172 (6,7 %) tenían el virus A(H3N2).

La tasa de hospitalización general acumulativa fue de 47.4 por cada 100,000 habitantes, una cifra similar a la que se observó durante temporadas previas de influenza en esta época del año. Las tasas en niños y adultos jóvenes son más altas que lo que se hubo registrado a esta altura del año en las pasadas temporadas. La tasa más alta de hospitalizaciones se observa entre adultos de 65 años y mas, seguidos por niños de 0 a 4 años y adultos de 50 a 64 años.

Los CDC caracterizaron genéticamente 1,667 virus de influenza en Estados Unidos desde el 29 de septiembre del 2019 hasta el 15 de febrero del 2020.

Síntomas de la influenza

La influenza puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. Por lo general, la influenza comienza de repente. Las personas con influenza a veces sienten algunos o todos estos síntomas: fiebre o sentirse afiebrado/con escalofríos, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores musculares o corporales, dolores de cabeza, fatiga (cansancio) y algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

Prevención:

Los CDC recomiendan la vacunación anual contra la influenza como el primer paso y el más importante para protegerse de la enfermedad y sus posibles complicaciones graves.

La vacunación puede disminuir la cantidad de enfermedades por la influenza, las consultas al médico y las ausencias en el lugar de trabajo y la escuela. Además, puede prevenir las hospitalizaciones relacionadas con la enfermedad.

Las personas con alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza incluyen los niños pequeños, las mujeres embarazadas las personas con afecciones crónicas como asma, diabetes o una enfermedad cardiaca o pulmonar y adultos de 65 años o más.

Como evitar la propagación de la gripe

Hay que quedarse en casa si está enfermo. Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de toser o estornudar.  Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo o la manga al toser o estornudar y tirar el pañuelo luego de usarlo. Si no hay un pañuelo a mano, se debe toser o estornudar en el codo, no en las manos. Evite tocarse los ojos, nariz o boca. Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas. Limpie las superficies que toca frecuentemente en el hogar, trabajo y escuela. Puede contagiarle la gripe a alguien un día antes de tener síntomas y de 5 a 7 días luego de enfermarse. Los niños pueden contagiar el virus de la gripe por más de 7 días.

 

Los comentarios están cerrados.