Nueva norma busca eliminar inmigración legal que se convierta en carga pública

La nueva norma hace que sea más fácil limitar la inmigración legal y rechazar las solicitudes de green cards.

El Gobierno del presidente Donald Trump anunció esta semana una nueva norma que reduce la cantidad de inmigrantes legales a los que se les permite ingresar y residir en el país, al facilitar el rechazo de las solicitudes de los permisos de residencia o, incluso, de algunos visados. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dio a conocer una versión de la regla, que está diseñada para que los inmigrantes con bajos ingresos no puedan llegar o permanecer en el país.

La norma significa que muchos solicitantes de tarjetas verdes y visas podrían ser rechazados si tienen bajos ingresos o poca educación porque se consideraría más probable que necesiten asistencia del gobierno. La norma será efectiva 60 días después de la publicación en el registro federal.

Este es otro paso para contener la inmigración, ya que el gobierno negará la residencia a muchos de los que se beneficien con el seguro médico Medicaid, reciban cupones de alimentos, subsidios para la vivienda y otras formas de asistencia pública.

Las leyes federales estipulan que las personas que busquen una “green card” (“tarjeta verde” de residencia) o legalizar su status deben demostrar que no serán una carga para el gobierno, pero las nuevas reglas agregan muchos más elementos descalificatorios para los solicitantes.

Estas normas se aplican a los inmigrantes que han ingresado al país legalmente y que aspiran obtener la residencia permanente y son parte de una campaña que busca crear un sistema inmigratorio basado en las aptitudes profesionales del inmigrante y no en la reunificación familiar.

Funcionarios del Servicio de Ciudadanía e Inmigración tendrán que tomar en cuenta ahora la asistencia pública junto con otros factores como la educación, el nivel de ingresos y la salud de la persona que solicita un status legal.

Un promedio de 544,000 personas solicitan la residencia anualmente y unas 382,000 caerían dentro de alguna de las categorías que pueden generar dudas, según el gobierno.

“A través de la nueva regla de carga pública, la Administración Trump está reforzando los ideales de autosuficiencia y responsabilidad personal. Pretende asegurar que los inmigrantes puedan mantenerse a sí mismos y tener éxito aquí en Estados Unidos”, dijo el director interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), Ken Cuccinelli.

De este modo, una persona poseedora de la tarjeta de residente permanente o de algún tipo de visado conseguido por la vía legal podría ver afectada su situación en el país en caso de no poder mantener su economía personal sin ayuda pública. La nueva medida, no obstante, no afectará a los refugiados, asilados y víctimas de violencia doméstica y tráfico de personas que residen en Estados Unidos. Las personas que sirven en las fuerzas armadas estarán exentas, lo mismo que aquellas que piden asilo. Asimismo las nuevas reglas no serán aplicadas en forma retroactiva.

Comments are closed.