El gobernador JB Pritzker, junto con otros 11 gobernadores del país, piden una acción federal para abordar la epidemia de la violencia armada

El gobernador de Illinois, JB Pritzker, junto con 11 gobernadores de todo el país instaron al presidente Donald Trump y al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, a promulgar una legislación sensata sobre las armas para ayudar a proteger al público estadounidense de la epidemia de la violencia armada.

Desde que expiró la prohibición federal de armas de asalto en 2004, las comunidades de Illinois han lamentado los tiroteos masivos fatales en la Universidad de DeKalb, un hospital en Chicago y un fabricante en Aurora, entre otros tiroteos trágicos. Con la afluencia de armas de otros estados, las comunidades de Illinois también sufren una dolorosa violencia armada que a menudo se ignora en los titulares nacionales, pero que deja daños duraderos y tragedias en ciudades de todo el estado.

En todo el país, los estadounidenses han visto violencia con armas de fuego en cientos de lugares, incluidos lugares de culto, oficinas, tiendas, cines y escuelas. El gobernador Pritzker se unió a los gobernadores de California, Connecticut, Delaware, Michigan, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oregón, Pensilvania, Rhode Island y Washington en una carta enviada el 10 de septiembre, que dice lo siguiente: Para: El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump. Cc: Líder de la mayoría del Senado, el honorable Mitch McConnell.

“Nuestro país continúa lamentando los trágicos eventos en Gilroy, El Paso, Dayton, Philadelphia y Odessa. Estas cinco tragedias innecesarias y horribles tomaron al menos 34 vidas, hirieron a docenas y causaron trauma emocional a innumerables personas. Desafortunadamente, estas pérdidas representan solo una fracción de las muertes recientes relacionadas con armas de fuego. En 2019, más de 10,000 personas fueron asesinadas a tiros y 570 personas fueron asesinadas por un arma solo en las últimas dos semanas. Los pensamientos y las oraciones no solucionarán esta tendencia inquietante. Ya es suficiente.

La seguridad pública es la primera y más importante responsabilidad del gobierno y el no actuar para proteger al público es un fracaso en el liderazgo. Como gobernadores, es nuestra responsabilidad escuchar los llamados a la acción de nuestras comunidades. Sin embargo, un mosaico de leyes estatales nunca será un sustituto de una política nacional coherente.

El gobierno federal tiene una historia de actuar sobre la reforma de armas cuando el público estadounidense lo exige. En 1934, el gobierno federal reguló las ametralladoras. En 1968, el gobierno federal prohibió la venta de armas por correo. En 1994, el gobierno federal implementó una prohibición de 10 años a las armas de asalto. Los estadounidenses están pidiendo de nuevo a su gobierno que actúe y es hora de escuchar.

Poner fin a la epidemia de violencia armada no es un problema Republicano o Demócrata, es un problema estadounidense. Las muertes por armas no tienen que ser la norma. Ahora es el momento de romper el ciclo promulgando cuatro medidas de sentido común. Le imploramos que trabaje con el Congreso para aprobar una legislación sensata sobre las armas que incluya las siguientes cuatro políticas que la mayoría de los estadounidenses apoyan:

  • Aprobar la legislación de la Orden de Protección contra Riesgos Extremos, comúnmente conocida como leyes de Bandera Roja, que impide que las personas que representan un riesgo para sí mismas u otras personas compren o posean armas de fuego.
  • Pasar las verificaciones de antecedentes universales, cerrando el vacío de venta de armas privadas;
  • Prohibir armas de asalto y cargadores de alta capacidad; y
  • Establecer requisitos de informes más estrictos para evitar que aquellos que un profesional de la salud mental considere peligrosos para sí mismos o para otros, compren un arma de fuego.

El público estadounidense apoya la acción. Nosotros también”.

Firman la petición los gobernadores de: Nueva York, California, Connecticut, Delaware, Illinois, Michigan, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregon, Pennsylvania, Rhode Island y Washington.

Comments are closed.