Recomendaciones para el uso de cubiertas de tela faciales

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades están realizando una serie de recomendaciones sobre el uso de cubiertas de tela para la cara.

Los CDC continúan estudiando la propagación y los efectos del nuevo coronavirus en Estados Unidos. Ahora se sabe, a partir de estudios recientes, que una porción significativa de las personas con coronavirus no tienen síntomas (son “asintomáticas”) y que, incluso, quienes en algún momento presentan síntomas (son “presintomáticos”) pueden transmitir el virus a otras personas antes de manifestar síntomas.

Esto significa que el virus puede propagarse entre personas que interactúan muy cerca entre sí, por ejemplo, al hablar, toser o estornudar, incluso si esas personas no muestran síntomas. A la luz de esta nueva evidencia, los CDC recomiendan usar cubiertas de tela para cara en entornos públicos donde sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social (por ejemplo, tiendas de comestibles y farmacias), especialmente en áreas de transmisión significativa en la comunidad.

Es fundamental enfatizar que mantener el distanciamiento social de 6 pies continúa siendo importante para desacelerar la propagación del virus. Los CDC también están recomendando el uso de cubiertas simples de tela para la cara para desacelerar la propagación y evitar que quienes puedan tener el virus, sin saberlo, lo transmitan a otras personas.

Las mascarillas o cubiertas de tela faciales confeccionadas con artículos del hogar o hechas en casa a partir de materiales comunes de bajo costo, pueden usarse como medida adicional y voluntaria de salud pública.

Las cubiertas de tela para cara recomendadas no son mascarillas quirúrgicas, ni mascarillas de respiración N-95.  Esos son suministros críticos que se deben continuar reservando para los trabajadores de la salud y otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, como lo recomienda la guía actual de los CDC.

Los CDC continuarán realizando recomendaciones adicionales a medida que cuenten con más evidencia sobre las medidas apropiadas de salud pública.

Recomendaciones de uso

Con base en los nuevos datos y evidencias disponibles acerca de cómo se propaga el COVID-19 en comunidades de todo el país, los CDC recomiendan que las personas usen una cubierta de tela para la cara, para cubrirse la nariz y la boca, en entornos comunitarios. Esto es para proteger a las personas que lo rodean si está infectado pero no tiene síntomas.

Se debe usar una cubierta de tela para la cara siempre que las personas estén en entornos comunitarios, especialmente en situaciones en las que podrían estar cerca de otras personas. Tales entornos incluyen tiendas de comestibles y farmacias. Estas mascarillas caseras no reemplazan el distanciamiento social. El uso de cubiertas de tela para la cara es de suma importancia en ámbitos públicos en áreas con propagación del COVID-19.

Usar una cubierta facial de tela es una medida adicional de salud pública que las personas pueden tomar para reducir la propagación del COVID-19. Los CDC recomiendan que las personas se mantengan al menos a 6 pies de distancia de las demás (distanciamiento social), se lave las manos con frecuencia y practique otras medidas preventivas cotidianas.

Las cubiertas de tela para la cara no sirven para proteger a quien la usa, pero podrían evitar la propagación del virus de quien la usa a otras personas. Esto es de suma importancia si alguien está infectado pero no presenta síntomas.

Las mascarillas faciales pueden fabricarse con artículos del hogar o confeccionarse en casa usando materiales comunes de bajo costo.

No se deben colocar cubiertas de tela para la cara a niños menores de 2 años de edad, personas que tengan dificultades para respirar, ni personas que estén inconscientes, incapacitadas o que por algún otro motivo no puedan quitarse la mascarilla sin asistencia.

El suministro de mascarillas quirúrgicas y mascarillas de respiración N95 es limitado y debe reservarse para trabajadores de la salud u otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, como lo recomienda la guía de los CDC.

Los comentarios están cerrados.